Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Industria alimentaria, distribución de gran consumo y productores avisan del peligro de subida de impuestos

Alertan de que un nuevo incremento impositivo puede poner en riesgo 170.000 empleos y el Estado dejaría de recaudar más 2.300 millones
Las organizaciones de productores, la industria de alimentación y bebidas, la distribución, el comercio y la restauración (FIAB, Aecoc, Anged, Aces, Asedas, CEC, Fehr, Fehrcarem y Cooperativas Agro-Alimentarias) han avisado de que un nuevo incremento de los impuestos sobre el consumo, principalmente el IVA, podría tener consecuencias "muy negativas" sobre la confianza del consumidor y pondría en riesgo la incipiente recuperación económica.
Los representantes del sector, que es "la espina dorsal del consumo en España" y representa más del 20% del PIB, también han animado al Gobierno a realizar una reforma fiscal que sirva para estimular la actividad empresarial.
"El Gobierno tiene una grandísima oportunidad con la próxima reforma fiscal, o bien sirve para estimular la actividad empresarial, crear empleo y generar riqueza, o puede poner en peligro la incipiente recuperación económica. No hay margen para una subida, ya que los efectos de una posible subida impositiva son demoledores", ha indicado Horacio G. Alemán, director general de FIAB.
Al acto han asistido también el director general de Aecoc, José María Bonmatí, el secretario general de Anged, Fernando Olascoaga, el director general de Aces, Aurelio del Pino, el director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, el secretario general de CEC, José Guerrero Huesca, el secretario general de Fehr, Emilio Gallego, el secretario general de Fehrcarem, Juan Ignacion Díaz Bidart y el subdirector general de Cooperativas Agro-Alimentarias, Agustín Herrero.
Las organizaciones, que han mantenido ya reuniones con el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, se han unido para avisar de las consecuencias que podría tener para el consumo una nueva posible subida de impuestos.
"La vía no es aumentar los tipos, sino poner medidas que contribuyan a aumentar la actividad económica y luchar contra el fraude fiscal. El sector ya ha hecho un esfuerzo y creemos que hay otras vías para la creación de riqueza y empleo, pero sería muy negativo el incrementar los tipos o la reclasificación de impuestos", ha explicado el director general de Aecoc, José María Bonmatí.
Por su parte, el director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, ha advertido de que "una nueva subida o reclasificación de tipos generará una nueva contracción del consumo".
CONSECUENCIAS "DEMOLEDORAS"
Las asociaciones han presentado un estudio, realizado por el Centro de Estudios Económico Tomillo, en el que se presentan dos escenarios, siendo el más perjudicial para el consumo aquel en el que los productos de IVA superreducido (4%) pasen a a gravarse al 10% y los que lo hacen al tipo reducido (10%) pasen a hacerlo al general 21%.
Un escenario que provocaría la destrucción de más de 174.000 empleos y en el que se dejarían de ingresar entre 2.300 millones de euros y 3.100 millones de euros por otros impuestos, mientras que el gasto público crecería entre 630 millones de euros y 900 millones de euros.
Otro de los escenarios que se barajan en el que los productos que soportan el tipo reducido de IVA (10%) pasarían a gravarse al general (21%), manteniéndose el resto de tipos, podría ocasionar una destrucción de más de 155.000 empleos y el Estado dejaría de ingresar entre 2.183 millones de euros y 3.000 millones de euros.
PIDEN AL GOBIERNO LUCHAR CONTRA EL FRAUDE FISCAL
De esta forma, el director general de Aces, Aurelio del Pino, anima al Gobierno a crear un "sistema fiscal fiable, seguro, estable y efectivo". "Un modelo que ataje el fraude para incrementar los ingresos sin penalizar el consumo. Estamos preocupados y tensionados por la nueva reforma fiscal, porque sus efectos pueden lastrar la capacacidad de crecimiento de nuestra economía. Necesitamos una mayor transparencia y habría que perseguir el fraude fiscal para ensanchar la base tributaria", ha recalcado.
El secretario general de la Federación Española de Hostelería, Emilio Gallego, también ha recalcado que la subida de las cotizaciones sociales, como el cheque de comida, tiene un "impacto muy alto" en el sector. "Es una carga más que afecta al consumo y que va a retrasar la recuperación económica", ha alertado.
"No tenemos margen tras seis años de crisis económica, y un salto de reclasificación te saca de la competición, sería un auténtico 'tsunami' porque ya lo hemos visto en las discotecas, lo que les ha sucedido al pasar del 8% al 21%, sería un terremoto que se llevaría por delante empresas y destruiría empleo y echar un jarro de agua fría para el sector", ha reiterado Emilio Gallego.