Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inmofiban se acoge al concurso voluntario de acreedores ante la imposibilidad de renegociar su deuda

El consejo de administración de la sociedad promotora y patrimonialista Inmofiban ha acordado la presentación de la solicitud de concurso voluntario de acreedores ante los Juzgados de lo Mercantil de Madrid, ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con sus acreedores, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La compañía, que dice haber adoptado esta decisión "en un ejercicio de responsabilidad", afirma que "a fecha de hoy" sigue manteniendo negociaciones con las entidades financieras y potenciales grupos inversores encaminadas a concluir alguna transacción que permitan la viabilidad de la empresa y sus negocios.
Inmofiban ya presentó a finales de noviembre el preconcurso de acreedores a la vista de la "situación financiera" de la compañía, procedimiento contemplado en la Ley Concursal que permite a una empresa reconocer ante un juez su situación de insolvencia y contar con un máximo de cuatro meses para pactar un acuerdo de reestructuración de deuda con los bancos que le evite declararse en concurso.
A finales de año, Inmofiban informó a la CNMV de que estaba últimando la reestructuración de su deuda bancaria y un calendario de pago de los saldos pendientes con entidades públicas, entre ellas la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), dentro de las negociaciones para refinanciar su pasivo, que se elevaba entonces a un total de 3,52 millones de euros.
Inmofiban multiplicó por cinco sus 'números rojos' durante el primer semestre de 2013 respecto del mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar pérdidas de 263.000 euros.
El importe neto de la cifra de negocio del periodo se desplomó hasta los 61.000 euros, cuando en el primer semestre de 2012 la facturación total ascendió a 40,6 millones de euros.