Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inspectores del Banco de España advierten de deficiencias en la configuración del MUS

Piden a la institución que encabeza Luis María Linde que abandone la "pasividad y autocomplacencia" y defienda el modelo supervisor español
La Asociación de Inspectores del Banco de España (AIBE) advierte de las "deficiencias" que presenta la estructura y puesta en funcionamiento del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) y que, a su juicio, pueden comprometer la eficacia de la labor supervisora, por lo que piden reformas para realizar una vigilancia "más sólida" de las entidades financieras.
Además, reclaman al Banco de España que abandone la "pasividad y autocomplacencia" y siga una "estrategia clara" que permita salvaguardar el modelo supervisor español, "al menos en las inspecciones que se lleven a cabo a las entidades" nacionales.
"Creemos que a lo largo de nuestra historia, los inspectores hemos demostrado que es el sistema más eficiente para detectar posibles problemas en las mismas", señalan en un comunicado al que ha tenido acceso Europa Press.
Con la entrada en vigor del MUS en noviembre de 2014, la mayoría de las entidades españolas han pasado a ser supervisadas por el Banco Central Europeo (BCE).
"Nos encontramos en un escenario en el que nuestras autoridades han cedido una parte muy relevante de nuestra soberanía nacional, como es la supervisión bancaria de las entidades más significativas, mientras que, tal y como se ha configurado el funcionamiento del Mecanismo Único de Resolución, es muy posible que los ciudadanos españoles tuvieran que seguir asumiendo al menos una parte del coste de una hipotética crisis bancaria, como la que recientemente hemos padecido", afirman.
En el comunicado, adelantado este martes por el diario 'El Mundo', los inspectores subrayan que la resolución de una entidad puede tener consecuencias "muy negativas" en el país, entre las que citan mayor concentración bancaria, menores oportunidades de financiación para las empresas, sobre todo para las pymes, pérdida de puestos de trabajo y posible efecto contagio sobre el resto del sistema bancario nacional.
POSIBLE VUELTA DE LOS "EFECTOS DEVASTADORES" DEL PASADO
Los inspectores insisten en que el enfoque de supervisión prudencial que se está aplicando en la actualidad no constituye "una respuesta adecuada y suficiente a los errores y deficiencias cometidos en el pasado" y no descartan que sus "efectos devastadores" puedan volver a repetirse si no se adoptan los cambios necesarios.
Por otra parte, entienden que el foco supervisor actual, centrado en reforzar la posición de capital y las medidas de resolución, es "insuficiente", por lo que piden incidir en otros temas "esenciales", como el análisis detallado de las carteras de activos o la realización de procesos de conciliación y verificación de la integridad y fiabilidad de la información contable proporcionada por las entidades.
También recalcan que para aumentar la calidad y la profundidad de los trabajos es necesario introducir algunos cambios tanto en la estructura como en la forma.
En otro punto, los inspectores hacen alusión a las 'inspecciones on site' y se quejan de que la dotación de medios proporcionada por el Banco de España para esta tarea "resulta claramente insuficiente", a diferencia de lo que ocurre en otros países.
"Consideramos imprescindible que se sigan aplicando nuestros procedimientos supervisores en la realización de estas inspecciones, ya que aunque requieren mayor plazo para llevarlas a cabo, creemos suficientemente contrastado que es el modelo más eficaz para conocer a las entidades con la profundidad y calidad mínima requerida", añaden.
Finalmente, dicen no entender por qué el Banco de España ha prescindido durante el primer año de funcionamiento del MUS de "algunos compañeros de reconocida capacidad y experiencia supervisora, repitiendo algunos de los comportamientos que contribuyeron a generar la mayor crisis experimentada" por el sistema financiero español.
UNA GRAN REPRESENTACIÓN ESPAÑOLA EN EL MUS
Fuentes próximas al Banco de España han explicado a Europa Press que el organismo liderado por Linde se ha esforzado por enviar a Francfort, el corazón del supervisor europeo, el mayor número de representantes españoles, con cerca de un centenar de personas procedentes del supervisor español.
Por ello, las fuentes han puesto en valor que existe un número "elevado" de inspectores y han recordado que se han acelerado los procesos para cubrir las vacantes del personal desplazado a Francfort. Como resultado, el MUS cuenta con la mayor representación española en organismos internacionales y supranacionales en proporción tanto en niveles directivos como en empleados intermedios.
La plantilla de la Dirección General de Supervisión del Banco de España cuenta con 489 empleados a cierre de 2015, de los que 217 son inspectores o auditores de inspección.
"Esta circunstancia pone en valor el modelo de supervisión español", han reivindicado en fuentes cercanas al Banco de España, que han recordado además que los bancos españoles se erigieron entre los "mejores parados" en la evaluación de activos de 2014 realizada al sector bancario europeo para poner en marcha el MUS. "La banca española demostró que tenía bien contabilizados sus activos y fueron los que menos tuvieron que revisar el valor de estos", han incidido.