Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Inspectores de Hacienda creen que los cambios en la reforma fiscal parecen "fruto de la presión mediática"

Afirman que es una reforma de poco calado, con objetivos económicos discutibles y que mantiene complejidades normativas
La Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) considera que los cambios realizados en la reforma fiscal aprobada este viernes por el Consejo de Ministros están concretados en varios colectivos, y parecen más fruto de la presión mediática y de determinados grupos de presión que de un sosegado razonamiento económico, político y social.
"Se trata de una Reforma Fiscal de poco calado, cuyos objetivos económicos son discutibles, que mantiene unas complejidades normativas e inequidades horizontales y que omite medidas de lucha contra el fraude tan solicitadas por Inspectores de Hacienda y tan necesarias", afirman los inspectores en un comunicado.
En opinión de los inspectores, a falta de conocer el texto completo y concreto del Proyecto que se debatirá en las Cortes, la reforma redunda en el camino contrario al que debería recorrerse, "ya que la norma tiende a la no simplificación del sistema tributario".
En este sentido, critica la "erosión de las bases tributarias", que no se remedia, sino que con esta reforma empeora. Así, señala que en el IRPF se concentrará todavía más la tributación en las rentas medias, lo que afectará a la suficiencia del sistema.
En el caso del Impuesto de Sociedades, ve negativo que se mantengan muchos regímenes especiales y deducciones y, sin embargo, se permita el gravamen de beneficios ficticios al suprimir los coeficientes de abatimiento o se grave dos veces el mismo beneficio al suprimir la exención de dividendos en el IRPF.
Respecto a la exención por despido, la organización cree que se le ha puesto un límite demasiado alto que, "sin duda, propiciará que se generen situaciones de fraude mediante acuerdo entre el despedido y la empresa".
Asimismo, lamenta que haya quedado postergada la aprobación del anteproyecto de reforma de la Ley General Tributaria, que hace que la reforma aprobada por el Gobierno quede huérfana de la necesarias medidas de lucha contra el fraude, única vía que, en opinión de IHE, puede garantizar a largo plazo la suficiencia y justicia del sistema tributario.
En el lado positivo, cree que la regulación de los nuevos impuestos negativos ayudará a las familias numerosas y con discapacitados, y valora positivamente la ampliación de la reducción por alquiler de vivienda, porque servirá para controlar a un sector con mucho fraude. En su opinión, también beneficiará a las empresas la nueva reserva capitalización empresarial y la mejora en la deducción por I+D.
Por otro lado, IHE echa en falta medidas imprescindibles, como "medidas de calado" contra la economía sumergida, entre las que menciona un avance en el establecimiento de pagos mediante procesos electrónicos en distintos sentidos o incluir la deducción de gastos personales y del hogar en el IRPF de particulares, eliminar sistemas para evitar plusvalías derivadas de la inflación o mecanismos para corregir la doble imposición sobre los dividendos que grava dos veces al mismo beneficio.
Además considera que en materia de publicidad de morosos a la Hacienda Pública se ha puesto un límite demasiado alto para figurar en el censo, y no se han incluido a defraudadores, a testaferros, a contribuyentes ilocalizados que hacen un daño constante y reiterado. Tampoco se han regulado las consecuencias de estar en este régimen.
En esta línea, echa de menos que se regule la entrada en el domicilio del contribuyente por la inspección, que está dando muchos problemas, y que exista un procedimiento especial de inspección para los casos más graves.
También piensa que se debería reconocer la responsabilidad solidaria entre empresas vinculadas o la del administrador que declara tardíamente el concurso. En materia de sanciones, la reforma debería haber hecho una revisión del sistema, para clarificar esta normativa para dar seguridad jurídica, proporcionalidad y ejemplaridad.