Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Institutos europeos prevén un "moderado" crecimiento en la eurozona, liderado por España y Alemania

La economía de la eurozona volverá a crecer en el tercer trimestre de 2014, aunque sólo de forma "moderada" por las "fuertes" preocupaciones políticas, para después recuperarse ligeramente a principios de 2015 impulsada por el crecimiento de España y Alemania, según un informe elaborado por tres institutos europeos de estadística y análisis económico.
El alemán Ifo, el francés Insee y italiano Istat prevén que el PIB de la eurozona aumente dos décimas tanto en el tercer como el cuarto trimestre de 2014, tras estancarse en el segundo, para después acelerar su expansión hasta las tres décimas en los tres primeros meses de 2015.
"El crecimiento del PIB está previsto que siga débil en el tercer y el cuarto trimestre de 2014 (...), para después incrementarse ligeramente en el primer trimestre de 2015. Sin embargo, la recuperación está caracterizada por asimetrías regionales, impulsada por el crecimiento en España y Alemania", señalan.
Los institutos añaden que la recuperación está previsto que se vea impulsada principalmente por una "mejora gradual" en las condiciones de la demanda doméstica. Así, la inversión privada comenzará a recuperarse por unas mejores condiciones de liquidez y un menor coste del capital consecuencia del ajuste llevado a cabo tras la crisis.
En esta línea, añaden que el aumento de la producción y la mayor demanda de nuevas capacidades de producción serán los principales motores de la recuperación, mientras que el consumo seguirá siendo positivo, aunque débil, dado que la recuperación del mercado laboral será gradual.
Entre los riesgos a la baja, advierten de que una menor demanda de las economías emergentes, especial de Asia y América Latina, y un mayor impacto de las tensiones en Europa del Este y Oriente Medio podrían lastrar las exportaciones y la inversión.