Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isolux se declarará este martes en concurso al no lograr un inversor que le 'rescate'

Con un 'agujero' de 802 millones y 3.880 trabajadores
Isolux Corsán y seis de sus filiales se declararán este martes en concurso voluntario de acreedores al no haber logrado un socio inversor que rescate la compañía de construcción e ingeniería en los tres meses transcurridos desde que a comienzos de abril se acogió al 'preconcurso'.
Isolux, controlado desde hace un año por sus bancos acreedores, aprobará así solicitar el concurso en el consejo de administración y la junta de accionistas convocados para este martes, 4 de julio, según informaron en fuentes próximas a la empresa.
En la misma reunión, el presidente del grupo, Nemesio Ferández-Cuesta, designado por los bancos hace un año, y el resto del consejo presentarán en bloque su dimisión y serán sustituidos por tres gestores, nombrados también por la veintena de entidades que controlan Isolux.
Se trata de David Pastor, David Vilella y Enrique Medina, expertos en concursos los dos primeros y especialista en reestructuraciones empresariales el segundo, según informaron en fuentes sindicales.
Estos tres gestores deberán trabajar con la administración concursal que a su vez nombre el juez que declare y se encargue del concurso del grupo.
Los bancos accionistas y acreedores del grupo, liderados por Santander, CaixaBank y Bankia, no han considerado oportuno agotar todo el plazo de cuatro meses con que la compañía se dotó para negociar su deuda tras acogerse al 'preconcurso', que concluía el 5 de agosto, dada la situación de falta de liquidez que presenta. Según dichas fuentes, carece de fondos para pagar a proveedores y la nómina de los empleados.
Isolux se ve así finalmente abocada al concurso tras casi dos años de negociación con los acreedores y un año después de que en julio de 2016 pactara un primer rescate con sus bancos, por el que tomaron el control de la sociedad.
'AGUJERO'.
El grupo se declarará en quiebra con un 'agujero' (un patrimonio negativo) de unos 801,9 millones de euros y una plantilla, tras el ERE pactado el pasado año, de 3.884 trabajadores. De ellos, los empleados de las firmas que solicitarán el concurso son 1.992 empleados, 1.104 de ellos, en España.
No obstante, la actual dirección de la empresa ya ha comunicado a los sindicatos que, una vez se solicite formalmente el concurso, se acometerán nuevos ajustes de plantilla, probablemente a partir del próximo mes de septiembre.
En el capítulo financiero, y a pesar de la capitalización de deuda del pasado año, Isolux aún soporta un pasivo de 511 millones de euros.
Para lograr un socio que rescatara la empresa, el consejo aprobó el pasado mes de mayo un plan de viabilidad que pasaba por dividir el grupo en tres sociedades.
Un de ellas agruparía los proyectos solventes y con financiación del total de la cartera de obras de 2.057 millones con que cuenta al grupo. Esta 'nueva Isolux' era la firma donde iba a entrar el nuevo socio y sería un 60% inferior a la actual.
El resto de los negocios se segrerarían en otras dos sociedades, en función de sus distintas necesidades de financiación, para ser liquidadas.
No obstante, este plan, aprobado por el consejo de Isolux de pasado mes de mayo, no ha contado con tiempo suficiente para ser implementado.
Las siete filiales que, además de la matriz Grupo Isolux Corsán, que el martes caerán en concurso son Corsán Corvián Construcción, Isolux Ingeniería, Isolux Corsán Concesiones, Isolux Corsán Inmobiliaria, Isolux Corsán Servicios e Isolux Energy Investment.