Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Josep Piqué pide una reforma laboral profunda y reducir el déficit de las AA.PP.

El presidente de Vueling y el presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué, ha reclamado este jueves una reforma laboral "en profundidad", así como reducir el déficit de las administraciones públicas y establecer políticas que propicien el crecimiento económico".
En su conferencia en el Congreso Aecoc 2011, que se celebra en Sevilla durante el 26 y 27 de octubre, Piqué ha detallado que España tiene "el doble de tasa de desempleo que los demás", lo que afecta a una generación de jóvenes y para lo cual hay que abordar las relaciones laborales "con decisión".
"Nuestras instituciones laborales, el mercado de trabajo, no funciona adecuadamente" y esto significa, a su juicio, hacer "una reforma laboral en profundidad, no solo para mejorar la competitividad de las empresas y hacerlas que puedas sobrevivir, sino porque es la única manera de que gente que hoy no tiene expectativas de encontrar trabajo lo encuentre en el futuro".
Asimismo, ha señalado que la economía española tiene "muchos problemas" y "no hay alternativa" hay que ir hacia la consolidación fiscal de las administraciones públicas, reducir el déficit, ya que "es el elemento de confianza para que nuestros acreedores estén dispuestos a seguir financiando".
Al hilo de esto, ha apuntado que "España no tiene una deuda pública peor que Alemania o Francia", pero "sí ha perdido la capacidad de crecer y de generar empleo, al contrario ha destruido", y esto es lo que hace que se pierda la confianza de los acreedores. Ante esto, Piqué ha detallado que la solución pasa por "acompasar la austeridad de las administraciones públicas con reformas estructurales que propicien la recuperación de la competitividad y la productividad".
"El 20N abre un escenario político que puede posibilitar esto, pero hay que abordar el sistema de relaciones laborales, no estoy hablando del coste del despido sino de la contratación y de la negociación colectiva, asimismo hay que acelerar la reestructuración de nuestro sistema financiero, abordar la reestructuración del sistema energético y ver qué hacemos con las administraciones públicas sobredimensionadas", ha subrayado.
MÁS EUROPA
Piqué también ha abordado en su conferencia la situación de Europa y ha indicado que aunque 2011 es mejor que 2012, "si se hacen las cosas como hay que hacerlas el futuro puede ser mejor" y ha afirmado que "fuera de Europa, aunque abordemos nuestros problemas, la solución será mucho más difícil".
Asimismo, ha explicado que el centro de gravedad del planeta ha cambiado después de "500 años de hegemonía occidental" y este hecho "ha cambiado por completo el mundo", por lo que "estamos en una nueva era". En este sentido, ha apuntado que la correlación de fuerzas ha cambiado y ahora "los europeos estamos en la periferia del plantea, somos un extremo".
Ante esta situación, Piqué ha advertido de que Europa tiene que tomar conciencia "muy rápidamente" de que "o avanza hacia la unión política, con todo lo que esto comporta, o al final los europeos por separado seremos cada vez menos relevantes".
En este mismo sentido, ha señalado que "los líderes europeos deben entender que una moneda única y compartida no tiene futuro si no se forma parte de una unión económica".
"La unión monetaria sólo es sostenible si hay una mínima homogeneidad de sus miembros, ceder soberanía para que haya una autoridad europea en términos de un ministro europeo de finanzas o en términos de política presupuestaria coordinada o podamos utilizar instrumentos comunes y compartidos como emitir eurobonos, o permitir al Banco Central Europeo que sea mucho más de lo que es hoy", ha subrayado.
EL COSTE DEL NO EURO
Piqué también ha destacado la devaluación que supondría para España salirse del euro que alcanzaría el 50 por ciento, es decir que "la riqueza actual del país disminuiría a la mitad", algo que también afectaría a Alemania y Francia y "de ahí el cambio de actitud" de estos países.
Por último, ha llamado la atención sobre la restricción del crédito que, a su juicio, seguirá "durante bastante tiempo todavía" y ha asegurado que "no va a volver" la situación anterior de "sobreabundancia de dinero y crédito".
Además, ha indicado que la sociedad civil debe transmitir "con claridad" al poder político que tienen que hacer políticas "con mayúsculas", porque "no es el momento de oportunismos, no es el momento de las propuestas demagógicas para unos cuantos votos sino de hacer las cosas con rigor y seriedad", si no "todos nos veremos arrastrados por la corriente".