Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta de Andalucía señala que aumenta en el sector turístico pero desciende en agricultura o construcción

El secretario general de Economía de la Junta de Andalucía, Gaspar Llanes, ha señalado este jueves al respecto de los datos del paro del mes de septiembre que tienen "luces y sombras" porque el desempleo aumenta en el sector turístico por la estacionalidad, pero desciende en otros sectores que no están afectados por esa circunstancia como la construcción o la agricultura.
Llanes ha dicho, en declaraciones a Europa Press, que septiembre es un mes "malo" para el empleo en Andalucía y en la España costera por el fin de la temporada turística, incluso en años en los que la economía crecía al cuatro por ciento, como 2005, la región registró un aumento de 11.000 parados.
Sin embargo, en el resto de sectores económicos que no se ven influidos por esa estacionalidad se registran bajadas. En concreto, en Agricultura descendió en 7.209, en la Construcción, en 2.677, y en la Industria, en 1.164, ha señalado.
El secretario de Economía andaluz considera que también hay luces en otro aspecto, el de los afiliados a la Seguridad Social que, en relación con el mismo mes del año anterior, la afiliación media ha subido en 57.368 personas, lo que supone un incremento del 2,19 por ciento. Al respecto ese dato es "muy positivo" porque "refleja que empieza la recuperación en el empleo".
LA RECUPERACIÓN "PIERDE FUELLE"
En cualquier caso, Llanes ha advertido de que en los datos de los últimos meses se aprecia que, pese a que la recuperación tenía "cierta fuerza" a inicios de año, "ahora está perdiendo fuelle", ya que los indicadores de exportaciones, producción industrial, venta de coches o consumo "son menos positivos de lo que era esperable".
"Esto indica que algo se está ralentizando en la economía y nos preocupa mucho porque en estos momentos teníamos que tener un ritmo de crecimiento y empleo mayores", ha señalado el responsable andaluz, que también ha señalado que el consumo de las familias "no se termina de activar".
Eso se debe, según sus palabras a que "los contratos son muy eventuales, de poco salario y con empleo a tiempo parcial, lo que no se traduce en estabilidad y consumo". En ese sentido, la principal demanda es que los datos se traduzcan en la mejora de la capacidad adquisitiva de los asalariados y en una mejora de sus características de empleo. "Sin esa traducción de la mejora económica, será difícil que se consolide", ha añadido.
Por último, Llanes ha recordado que la Junta de Andalucía ha puesto en marcha un conjunto de programas con la intención de activar el empleo en las capas que más lo necesitan y consolidar la recuperación económica, para el impulso a la construcción sostenible o el empleo joven, entre otros.
En esa línea ha asumido que esos planes tienen consecuencias que, pese a ser "bienvenidas", dificultan la reducción de las cifras del paro ya que producen un aumento de los activos. "Las personas conocen los programas y acuden a las oficinas, es una buena noticia, pero es mas difícil reducir las cifras".