Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta de Castilla y León, "profundamente preocupada" ante el posible cierre de Lauki en Valladolid

La vicepresidenta de la Junta de Castilla y León y portavoz, Rosa Valdeón, ha expresado este jueves la "profunda preocupación" del Gobierno regional tras conocer ayer de manera informal el posible cierre de la planta de Lauki en Valladolid para añadir que en estos momentos no hay razones objetivas que justifiquen ese cierre.
A preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, la portavoz ha asegurado también que la Junta de Castilla y León estará "expectante" a las noticias que surjan en las próximas horas --la empresa ha convocado a los trabajadores a las 13.00 horas de este jueves-- para añadir que será "estrictamente vigilante" a este respecto para conocer si se respetan los derechos de los trabajadores y si se garantiza la reubicación de los empleados en otras fábricas, por ejemplo.
Valdeón ha recordado que además de los derechos de los 85 trabajadores empleados en la actualidad en la planta de Lauki en Valladolid es necesario tener en cuenta también la situación de los más de cien ganaderos que suministran leche en esta planta.
La portavoz y también consejera de Empleo ha advertido a la empresa de que los cierres no se pueden producir "de la noche a la mañana" por lo que ha insistido en la necesidad de conocer la alegación de la empresa para justificar el posible cierre de una planta que, según ha insistido Valdeón, "es viable".
En este sentido, ha recordado que la Administración autonómica tiene potestad para dirimir un posible expediente de empleo para asegurar también que la Junta estará al lado de los trabajadores.