Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

KPMG insta a los bancos a anticiparse a los resultados de los tests europeos para demostrar su fortaleza

La firma de servicios profesionales KPMG ha instado a los bancos a anticiparse a la publicación de resultados de los tests de estrés europeos para conocer su fortaleza y ha recomendado a las entidades que crean que podrían suspender las pruebas de esfuerzo que "aprovechen la situación actual de los mercados de capital", que ya han permitido recaudar 45.000 millones de euros en capital de nivel 1 ordinario entre julio de 2013 y mayo de 2014.
Asimismo, ha aconsejado a los bancos que esperan obtener un aprobado raspado que se planteen "un cambio más sutil en relación con el capital, la combinación de activos y el apalancamiento".
El BCE tiene previsto publicar a finales de octubre los resultados de su evaluación global, que incluye una evaluación del riesgo supervisor, la prueba de resistencia (stress test) y un análisis de la calidad de los activos (AQR, por sus siglas en inglés).
La institución europea ha indicado que los bancos tendrán entre seis y nueve meses para abordar el déficit de capital después de que se publiquen los resultados agregados a finales de octubre. Sin embargo, KPMG cree que la publicación de los resultados de los AQR por parte del BCE y de las metodologías de los tests de estrés, combinada con la información divulgada por la autoridad nacional competente y el auditor, "ya es suficiente" para que los bancos deduzcan el posible nivel de impacto que tendrá la evaluación sobre el capital y las posteriores actuaciones requeridas.
MEDIDAS PREVENTIVAS
El corresponsable del grupo de trabajo de AQR de KPMG, Stephen Smith, ha indicado que los bancos deberían disponer ya de información suficiente para actuar con respecto a la evaluación global. "Las medidas preventivas demostrarán la fortaleza de los bancos, en lugar de esperar a que les digan qué deben hacer. Toda demora supone exponerse al deterioro de las actuales condiciones favorables de los mercados de capital", ha explicado.
Smith prevé que antes de la cumbre del G20 que se celebrará en Brisbane surgirán más cuestiones sobre la estabilidad financiera. "Gestionar desde ahora los resultados de los AQR reducirá los riesgos y demostrará que los bancos europeos están bien preparados en comparación con sus homólogos internacionales", considera.
Por su parte, el corresponsable del grupo de trabajo de AQR de KPMG y socio responsable del Sector Financiero de KPMG en España, Francisco Uría, ha destacado que la evaluación global es "una oportunidad única para que los bancos centren la atención de los inversores en sus estrategias a largo plazo para lograr un aumento de beneficios y prosiga así la revisión de la valoración del sector bancario europeo".