Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

LafargeHolcim pierde 97 millones hasta marzo

La cementera franco suiza LafargeHolcim registró pérdidas de 107 millones de francos suizos (97 millones de euros) en los tres primeros meses del año, frente al beneficio neto de 310 millones de francos suizos (280 millones de euros) del mismo periodo de 2015, informó la multinacional.
La facturación neta de LafargeHolcim en el primer trimestre sumó 6.062 millones de francos suizos (5.475 millones de euros), una cifra un 5,5% inferior a la del mismo periodo del año pasado.
En concreto, las ventas de la multinacional disminuyeron un 3% en Asia Pacífico y un 3,6% en Europa, mientras que en Latinoamérica bajaron un 15,7% y un 9,9% en Oriente Próximo y África. Por su parte, la facturación de la compañía en Norteamérica crecieron un 11,6%.
"El primer trimestre no es indicativo de nuestros resultados para el conjunto del año", declaró Eric Olsen, consejero delegado de LafargeHolcim, quien expresó su confianza en que en 2016 se realizarán importantes progresos hacia el cumplimiento de los objetivos establecidos para 2018.
"Sabemos que tenemos que hacer más para ganar impulso en 2016 y estamos plenamente comprometidos para lograr sinergias, fortalecer los precios y maximizar la generación de flujo de caja", añadió.
De cara al conjunto del ejercicio, LafargeHolcim espera un aumento de la demanda de entre el 2% y el 4% teniendo en cuenta las dificultades de determinados mercados emergentes.
La multinacional prevé que en 2016 su inversión de capital será inferior a 2.000 millones de francos suizos (1.807 millones de euros), mientras que espera lograr gradualmente sinergias de más de 450 millones de francos suizos (406 millones de euros) de Ebitda operativo y rebajar a unos 13.000 millones de francos suizos (11.740 millones de euros) su deuda neta, incluyendo el efecto del plan de desinversiones de 3.500 millones de francos suizos (3.161 millones de euros) que completará en el presente ejercicio.