Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lagarde insta al BCE a tomar más medidas para combatir la amenaza de baja inflación

La creciente amenaza de un periodo prolongado de baja inflación, particularmente en la zona euro, que frene el crecimiento y la creación de empleo requiere una mayor intervención del Banco Central Europeo (BCE) que incluya la adopción de nuevas medidas no convencionales, según ha advertido la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.
"Existe el riesgo emergente de lo que yo llamo 'bajaflación' ('low-flation') particularmente en la eurozona", señaló Lagarde en un discurso pronunciado en la Escuela de Estudios Avanzados Internacionales de Washington (SIAS).
La responsable del FMI advirtió de que un periodo prolongado de baja inflación puede acabar con la demanda y la producción, "suprimiendo así el crecimiento y el empleo".
De este modo, Lagarde afirmó que la eurozona "necesita más relajación monetaria", incluyendo la toma de medidas no convencionales, con el fin de elevar las perspectivas y alcanzar el objetivo de estabilidad de precios del BCE.
En este sentido, la exministra francesa de Finanzas también aprovechó su intervención para recomendar al Banco de Japón que persevere en sus medidas de alivio cuantitativo.
AUMENTAR LA COLABORACIÓN INTERNACIONAL.
Por otro lado, Lagarde subrayó la importancia de fortalecer las áreas de colaboración internacional para consolidar y acelerar el ritmo de la recuperación económica hasta un nivel que permita la creación de empleo.
"La economía global se ha estabilizado, pero la recuperación es demasiado débil para estar cómodos", dijo la directora del FMI, quien subrayó que "a no ser que los países se unan para tomar la clase de medidas adecuadas, podríamos afrontar años de bajo crecimiento", insuficiente para crear empleo y mejorar los estándares de calidad de vida en el futuro.
A este respecto, Lagarde no dejó pasar la oportunidad de criticar la ausencia de apoyo por parte de EEUU a las reformas de la gobernanza del FMI, respaldada por el resto de socios del Fondo, que permitirían mayores recursos y mejorar la representatividad.