Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Ley Beckham, pensada para talentos y genios

El inglés David Beckham fue el primero en beneficiarse de esta ley que lleva su nombre.telecinco.es
No solo los futbolistas extranjeros disfrutan de este régimen fiscal especial. La llamada Ley Beckham, en vigor desde enero de 2004, cuando gobernaba el PP, permite a los trabajadores extranjeros desplazados a España con rentas superiores a 600.000 euros anuales tributar como no residentes, es decir, al 24% (que es lo que gravan los extranjeros por los beneficios que obtienen en España). Y trabajadores extranjeros desplazados no son solo los deportistas, también hay empresarios, altos ejecutivos e investigadores. Para ellos fue pensada esta norma, según explicó Hacienda en su momento.
Algunas voces políticas han sido críticas con el acuerdo del PSOE con BNG e IU-ICV para modificar esta norma. El presidente de CiU, Artur Mas, ha advertido de que una mayor tributación puede ahuyentar a determinados trabajadores, en detrimento de la competitividad de España.
Pero la Ley Beckham tienen sus limitaciones: Se puede tributar con este tipo impositivo un máximo de seis años y no pueden acogerse a ella quienes hayan vivido en España en algún momento de los 10 años anteriores a la medida.
Si finalmente sale adelante la reforma, esta 'élite', de deportistas o no, pasará a tributar al igual que lo hace un trabajador con una renta anual de 60.000 euros, es decir, al 43%, como está establecido en la escala del IRPF. Quienes hayan firmado su contrato antes de 2010 pueden estar tranquilos porque la reforma no tendría carácter retroactivo. Entraría en vigor el próximo 1 de enero, como las cuentas públicas de 2010.
Son muchas las voces críticas con la reforma de la Ley Beckham. Consideran que la iniciativa tiene un carácter simbólico y pocas consecuencias sobre las arcas del Estado, porque no hay mucha gente que gane 600.000 euros.
 
 
EBP