Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Linde avisa de que es imposible predecir cuando se normalizarán los tipos de interés

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha defendido la política monetaria ultraexpansiva del BCE, al considerar que ha contribuido a reducir el "estrés" financiero, reestablecer el crédito y mejorar la baja inflación. Linde ha admitido que es necesario normalizar esta situación, si bien ha advertido de que es "imposible predecir" cuándo y ha señalado que dependerá de las circunstancias económicas de la zona euro.
Durante su participación en el encuentro de primavera celebrado por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), Linde ha puesto en valor que los programas de liquidez del BCE han permitido restaurar la situación en la zona del euro y que la batería de medidas impulsadas desde el organismo ha reducido la probabilidad de "escenarios extremadamente adversos".
Tras las quejas de los banqueros un día antes en el mismo foro, en el que el presidente del BBVA, Francisco González, llegó a decir que los tipos negativos en Europa están "matando" a los bancos, el gobernador ha admitido que los actuales tipos en la zona euro tienen un "gran impacto" en los bancos.
Linde ha recordado que la Reserva Federal, el Banco de Inglaterra y el de Japón están tomando medidas similares a las políticas del BCE, con programas de compra de activos tanto públicos como privados. Al respecto, ha incidido que la inflación se encuentra por debajo del objetivo del BCE desde inicios de la crisis, más aún en un contexto de caída del precio del petróleo.
El gobernador del Banco de España ha subrayado que las cuentas de resultados de los bancos se ven también presionadas por factores regulatorios y ha aprovechado para reivindicar la solvencia de la banca europea. En este sentido, ha abogado por evitar un aumento "significativo" de mayores requerimientos de capital al sector financiero, puesto que ya está "reforzado".
Linde ha advertido sobre el "decepcionante crecimiento débil" de la economía mundial y ha constatado que el periodo prolongado de baja actividad económica ha impactado en el bienestar de las sociedades. En este sentido, ha enfatizado que la política del BCE persigue impulsar la recuperación de la economía y alentar la demanda.
Por último, ha señalado que Europa enfrenta retos políticos "importantes" como la gestión de la crisis de los refugiados, el Brexit y su impacto en la economía, y las negociaciones con Estados Unidos sobre el TTIP.