Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lugo se compromete a analizar los reclamos de los campesinos

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, se comprometió a analizar los pedidos de subsidios, reforma agraria y combate al latifundio entregados hoy por una agrupación campesina en el marco de una multitudinaria protesta anual.
Dirigentes de la Federación Nacional Campesina (FNC), la mayor del país, fueron recibidos en una audiencia por Lugo en la sede del Gobierno tras la marcha y el mitin que llevaron a cabo los más de 10.000 labradores de esa agrupación ante el Parlamento, en Asunción.
Odilón Espínola, secretario general de la FNC, indicó en una rueda de prensa que expresaron al mandatario la necesidad del pago de subsidio para el sector, previa elaboración de un análisis de los efectos causados por la sequía en los cultivos en los últimos meses.
"No hablamos de montos" para la ayuda, indicó Espínola, quien aseveró que la sequía afectó al 90 por ciento de los cultivos en algunas regiones y detalló que algunas familias han perdido, incluso, los productos para su consumo personal.
Explicó que el subsidio debe incluir el pago o la condonación de las deudas contraídas por los campesinos para la adquisición de semillas y materias primas, así como la asistencia alimentaria para las zonas más afectadas.
La FNC exigió además al jefe de Estado un plan de reforma agraria integral que incluya el combate al latifundio, así como un mayor acceso a los servicios sanitarios y a la educación.
Lugo, tras su acceso al poder, el 15 de agosto de 2008, al frente de una coalición de amplio espectro ideológico, que también incluye a varias organizaciones campesinas, prometió una reforma agraria integral y la distribución de tierras a los campesinos sin terrenos para cultivar.
No obstante, la FNC se mantuvo al margen del grupo que apoyó al ex obispo y en su manifestación de marzo del 2008 exhortó al pueblo a votar en blanco y protestó contra el "electoralismo" suscitado con vistas a los comicios generales del 20 de abril pasado.
También la FNC criticó el aumento de los "brasiguayos", como se denomina a los miles de productores brasileños de la franja fronteriza con el vecino país, que en su mayoría se dedica al cultivo extensivo de la soja, principal fuente de ingreso de divisas de Paraguay.
Según cifras extraoficiales, unos 200.000 "colonos" brasileños residen en Paraguay.
La FNC agrupa a unas 270.000 familias de pequeños labradores, que en su mayoría cultivan algodón, cuya producción se encuentra en franco retroceso por el avance de las plantaciones mecanizadas de soja.
Los manifestantes ocuparon hoy las plazas situadas frente al Parlamento con pancartas, garrotes y consignas a favor de la lucha agraria tras marchar en forma pacífica por el centro capitalino como lo hacen todos los meses de marzo desde hace 16 años.
Unos 3.000 policías vigilaron el desarrollo de la protesta, que generó atascos de tráfico en el centro capitalino.
Los labradores, que empezaron a trasladarse los últimos días a la capital paraguaya desde varios departamentos (provincias) en camiones, acamparon en la sede del ex Seminario Metropolitano, donde también llevaron a cabo varias reuniones para discutir los problemas del sector.
Desde allí marcharon, unos cuatro kilómetros, para llegar hasta las plazas frente al Congreso.
Lugo debió modificar hoy su agenda oficial para recibir a los agricultores y, posteriormente, proseguir con las actividades previstas con su homólogo de Ecuador, Rafael Correa, quien concluirá este martes una visita de dos días a Paraguay luego de realizar un recorrido por el sur del país.