Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El MAB aprueba un nuevo reglamento para ofrecer más confianza a los inversores

Las compañías que superen los 500 millones de capitalización estarán obligadas a pasar a cotizar en la Bolsa
El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) ha aprobado un nuevo reglamento con el que pretende "apuntalar la transparencia" de las compañías que cotizan en él y ofrecer "un plus de confianza" a los inversores, incorporando unas nuevas exigencias que supondrán "algún coste adicional" para sus cotizadas.
El vicepresidente y director gerente del MAB, Jesús González Nieto, ha explicado que estas modificaciones en el reglamento y en las circulares que lo desarrollan se debe a los cambios en la legislación financiera que se produjeron en 2015 y que afectan a la normativa vigente.
Aprovechando esta circunstancia, el MAB ha incorporado nuevas obligaciones dirigidas a asesores registrados y emisoras que antes eran voluntarias. Los cambios fundamentales afectan a los capítulos dedicados a la incorporación y exclusión de empresas, a la información a suministrar y a las funciones de los asesores registrados.
Con la entrada en vigor de este nuevo reglamento, todas aquellas compañías que estén cotizando en el MAB y que tengan una capitalización superior a los 500 millones de euros durante seis meses deberán pasar a cotizar a la Bolsa en un plazo de nueve meses. En estos supuestos, se elimina la exigencia de recompra de acciones a minoritarios.
También se ha incluido en el nuevo reglamento el supuesto de exclusión de sociedades en fase de liquidación por proceso concursal o liquidación societaria ordinaria.
Otra de las novedades de la nueva normativa es la obligación de someter las cuentas semestrales a una revisión limitada por el auditor y la ampliación del plazo de presentación a cuatro meses tras el cierre del semestre. "Más de la mitad de las compañías que ahora cotizan en el MAB no hace la revisión limitada de las cuentas", ha apuntado González Nieto.
Adicionalmente, los requerimientos de la Ley de Auditoría a partir de junio de 2016 incluyen para las empresas la necesidad de contar con un auditor para entidades de interés público --entre las que se encuentran las que cotizan en el MAB-- y emitir un informe de la comisión de auditoría, que habrá de constituirse con mayoría de consejeros independientes y ser presidida por independientes.
ASESOR REGISTRADO
González Nieto ha explicado que el nuevo reglamento del MAB da "una vuelta de tuerca" a la figura del asesor registrado, que tendrá que estar sujeto a la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), del Banco de España o del ICAC. Si es independiente, tendrá que presentar informes complementarios.
A esta figura se le exigirá el alcance y el plazo de experiencia, así como los requisitos de su independencia de las empresas asesoradas. El nuevo reglamento del MAB hace hincapié en que los asesores registrados que hayan sido sancionados o inhabilitados por la CNMV no podrán ejercer.
El vicepresidente del MAB ha advertido que la adaptación de estas nuevas exigencias supondrá "un coste adicional" para las compañías que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil, pero considera que esto no llevará a ninguna de ellas a dejar de cotizar. "Se está generando un plus de confianza y se da una mayor valoración a la sociedad", ha indicado.
El nuevo reglamento pone mucho énfasis en la labor de auditoría para evitar casos como el de Gowex, aunque el vicepresidente del MAB ha admitido que esquivar supuestos así es "jorobado".