Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez traslada el caso Madoff al Tribunal de Bancarrota para proteger a los inversores

Imagen de la sede de la firma de Madoff en Nueva York. Foto: EFEtelecinco.es
"Los clientes de Bernard L. Madoff Investment Securities necesitan de la protección de la Ley de Protección del Inversor en Valores (SIPA, por sus siglas en inglés)", asegura el juez Louis Stanton, de la Corte Federal del Distrito Sur de Manhattan, en un auto.
El juez ha designado a Irvin Picard administrador legal de los bienes de la firma de Madoff, detenido el pasado jueves por organizar una estafa mediante un "esquema Ponzi" que, según confesó él mismo, podría ascender a 50.000 millones de dólares.
Picard presidirá la entidad que controlará esos bienes durante el proceso de liquidación y deberá establecer una fianza o bono de fidelidad (seguro contra pérdidas generadas por un fraude) por 250.000 dólares.
La destapada "Estafa Madoff", protagonizada por esta leyenda de las finanzas de 70 años, se conoce en un momento muy duro para Wall Street, que atraviesa una de las peores crisis de confianza de su historia, y para las autoridades reguladoras estadounidenses, muy criticadas por no haber impedido el estallido de los instrumentos financieros ligados a las hipotecas de alto riesgo.
La SEC ya abrió una investigación sobre las actividades de Madoff en 1992, pero no descubrió nada irregular.
Esquema Ponzi
La "Estafa Madoff" consistía en un gigantesco esquema Ponzi, un sistema de inversión piramidal que promete alta rentabilidad sin un negocio real que lo respalde y en el que los intereses que cobran los primeros en invertir se pagan con las aportaciones de los nuevos inversores.
Madoff atraía enormes inversiones incluso en momentos de crisis, ya que durante años ofreció rentabilidades anuales de entre el 8 y el 10 por ciento, al tiempo que actuaba de gestor financiero para personas e instituciones titulares de grandes fortunas.
Tras la denuncia de dos personas, que según han publicado diferentes medios fueron sus propios hijos, la trama se ha destapado y las oficinas de Madoff, localizadas en el edificio conocido como "Lipstick" (por su forma de pintalabios) de Manhattan, están siendo inspeccionadas y vigiladas durante 24 horas al día.
El financiero pagó una fianza de 10 millones de dólares y está en libertad, aunque al final de semana tendrá que presentarse ante el juez para conocer los cargos de los que se le acusa.
Solbes minimiza el impacto
El primero en reconocer ser víctima del fraude de 50.000 millones de Madoff  en España fue el banco Santander. Este lunes, BBVA, Banesto y Caja Madrid también han confirmado estar entre los afectados por la estafa. El primero de ellos ha asegurado que la suma de la inversión de sus clientes en Madoff Investment Securities se sitúa en torno a los 30 millones de euros.
La entidad que preside Ana Patricia Botín, por su parte, ha explicado que su exposición a la estafa es "irrelevante". Y Caja Madrid habla de 2,3 millones de euros.
Solbes, por su parte, ha considerado que el impacto es "poco preocupante", porque la afectación para las fondos españoles no supera el 0,04 % del total de dinero gestionado por estos productos.      LA