Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Magna y Sberbank concederán a Opel un crédito de casi 500 millones de euros

Combo con los diferentes logotipos que Opel ha tenido a lo largo de su historia. En el centro una imagen de un coche histórico durante una concentración de amantes de estos vehículos, en Ruesslsheim, Alemania. EFE/Archivotelecinco.es
El fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna y el banco ruso Sberbank concederán a la compañía alemana Opel un crédito de casi 500 millones de euros.
"El plan tiene dos fases. La primera será la inversión en capital que, por ahora, será menor. Sberbank tendrá un 35 por ciento y Magna un 20 por ciento", dijo German Gref, presidente de Sberbank y ex ministro de Economía, según la agencia Interfax.
En el marco del Foro Económico Internacional que se celebra en San Petersburgo, Gref insistió en que "Sberbank no planea convertirse en socio estratégico de la operación" de compra de un paquete mayoritario de Opel, filial europea de la estadounidense General Motors.
Gref adelantó que la caja de ahorros rusa se deshará de sus acciones en Opel tan pronto como ella y Magna reestructuren la deuda de la compañía alemana.
Al respecto, también dejó entrever que un inversor ruso podría ser el comprador de las acciones de Sberbank en Opel
A su vez, confirmó que "se podrá seguir con mínimos recortes de la plantilla en Alemania pero, desgraciadamente, serán grandes en el extranjero".
"En varios países los puestos de trabajo se verán afectados", dijo.
Gref señaló esta semana que el "primer protocolo entre Magna, Sberbank y General Motors será firmado en los próximos días y rubricado por representantes del Gobierno de Alemania y Estados Unidos".
El primer ministro ruso, Vladímir Putin, expresó esta semana su respaldo a la participación de Sberbank en la operación de salvación de Opel.
"El Gobierno ruso no participa directamente en la compra de Opel, pero respalda el papel de Sberbank en la operación", señaló.
El pasado viernes, el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna y General Motors alcanzaron un acuerdo para la compra de Opel.
A la hora de presentar la oferta Magna hace tándem con Sberbank y con el consorcio automovilístico ruso Gaz, uno de los mayores fabricantes de coches, camionetas y camiones de Rusia, y que es propiedad del magnate Oleg Deripaska.
Deripaska, que tiene estrechos lazos con el Kremlin, tenía acciones en Magna hasta septiembre pasado, cuando se vio obligado a venderlas para saldar deudas.
Por su parte, GAZ ha manifestado que podría comenzar a fabricar coches de la marca Opel en Rusia en un plazo de nueve meses.