Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Makro cierra con acuerdo el ERE en sus restaurantes y despedirá a 143 trabajadores

Sirta, empresa del grupo Metro dedicada a explotar los restaurantes en los centros comerciales Makro, ha cerrado con acuerdo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que supondrá la extinción de 143 contratos de trabajo, según han informado a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.
Dichos despidos se harán efectivos entre el próximo 25 de octubre y el 28 de febrero del próximo año, que será la fecha tope, aunque la previsión es que se lleven a cabo en un plazo más breve.
En concreto, la empresa cerrará previsiblemente 17 de los 18 locales que tiene repartidos por toda la geografía española, dejando únicamente abierto un único centro en Alcobendas (Madrid) vinculado al chef Íñigo Lavado.
Dentro del proceso, Makro se compromete a realizar diez ofertas de contratación de carácter indefinido para puestos de reponedor o cajero en el plazo de un año desde la fecha de finalización del periodo de consultas.
El acuerdo contempla además el establecimiento de un pago lineal de 1.000 euros para los trabajadores con reducción de jornada por guarda legal a la fecha de la firma del convenio y para aquellos mayores de 50 años cuya indemnziación derivada del mismo no supere la cantidad bruta de 40.000 euros.
EMPRESAS CON LINEAS DE ACTIVIDAD DIFERENTES.
Desde Sirta, la empresa encargada de la explotación de los restaurantes de Makro y cuyo accionista mayoritario es Makro Autoservicios Mayoristas, han precisado a Europa Press que se trata de empresas distintas con equipos y líneas de actividad diferentes.
La compañía reconoció recientemente que desde el año 2008 sufre una "muy difícil situación" que se ha convertido en "insostenible", debido principalmente a un desplome de las ventas y a la existencia de pérdidas acumuladas que hacen inviable mantener la actividad de los centros de restauración tradicionales de la compañía.
"Sirta ha trabajado para encontrar soluciones encaminadas a poder adaptarse al nuevo entorno de mercado y garantizar la viabilidad de la compañía que, desgraciadamente, no han alcanzado los resultados necesarios", señalaron desde la firma.