Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mañana concluye el plazo para que los bancos informen a Linde del impacto de sus créditos refinanciados

Estos ajustes contables podrían aflorar necesidades de capital de unos 2.000 millones de euros
El plazo otorgado por el Banco de España a las entidades financieras para informar del impacto contable que la refinanciación de sus créditos tendrá en los resultados concluirá mañana, lunes, 30 de septiembre. Esta operación podría suponer unas necesidades de capital para la banca de cerca de 2.000 millones de euros.
El analista de XTB Miguel Antonio Marcos ha explicado a Europa Press que, dado el alto porcentaje que suponen las refinanciaciones sobre el total de préstamos en España, esta medida podría ser "un nuevo golpe" para el sistema bancario, "quizá no tan importante" como los decretos de Guindos, pero sí lo suficiente como para "condicionar" el resultado del ejercicio para algunas entidades.
En este sentido, ha destacado que las estimaciones arrojan una pérdida de beneficio de entre el 10% y el 15% para las grandes entidades (Santander, BBVA y Caixabank), mientras que los resultados serían bastante más perjudiciales para las entidades medianas, especialmente para Banco Popular y Sabadell, "a los que una nueva provisión podría dejarles sin beneficio para el presente ejercicio".
Durante la presentación de resultados del primer semestre, la mayoría de las entidades ya comunicaron la cifra de sus créditos refinanciados y algunas, como el Popular, adelantaron que prevén cubrir las provisiones por préstamos reestructurados e inmobiliarios en 2013.
Marcos precisa que las recalificaciones van a "pasar factura" a las entidades financieras españolas y, "pese al amplio plazo que el Banco de España les otorga para realizar las provisiones, resulta evidente que el mercado y las agencias de calificación les exigirán que éstas estén realizadas y se reflejen en los resultados del presente año.
"A la espera de conocer el resultado de la recalificación de estas partidas, parece previsible que alguno de nuestros bancos verán seriamente dañado su resultado en el presente ejercicio y podríamos verlo reflejado en su cotización y su calificación crediticia", concluye el analista.
CRITERIOS DEL BANCO DE ESPAÑA
El pasado 30 de abril, la institución que dirige Luis María Linde publicó los criterios para la aplicación de la circular 4/2004 en materia de refinanciación y reestructuración de créditos.
Con ellos, se obliga a las entidades a revisar cada seis meses y de forma individualizada las operaciones de refinanciación que califiquen como 'riesgo normal', que sólo deberán incluir aquellas con "alta probabilidad" de recuperar todos los importes.
En su informe de Estabilidad Financiera publicado en el mes de mayo, el supervisor cifraba las refinanciaciones en 208.206 millones de euros, lo que supone un 13,6% del total del crédito del sector privado residente.
Por sectores, el 33% corresponde a empresas de construcción y promoción inmobiliaria, el 36,2% al resto de empresas, el 24,4% a hipotecas y el 5,3% al resto de crédito a hogares. El 1,1% restante corresponde a administraciones públicas.
Un 20,6%, es decir, 42.930 millones de euros, está clasificado como subestándar, para lo que la cobertura asciende al 18,4%, mientras que un 37% (77.064 millones) aparecen como dudosos, con una cobertura del 40,6%.
Tras publicarse estos criterios, Fitch afirmó en uno de sus informes que los deterioros adicionales que sufrirán las entidades españolas se han compensado "en gran medida" por la mejoría protagonizada por la cartera de deuda pública española.
La agencia de calificación se escudaba en el aumento de los niveles de capital ante la reducción de los diferenciales de la deuda española y también recordaba las plusvalías que se está anotando la banca por la venta de activos no estratégicos.