Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mango, Desigual, Lizarrán o Telepizza lideran los rankings de expansión internacional de franquicias

Las franquicias españolas han elevado su presencia en mercados exteriores un 3,5% en el primer trimestre del año, donde empresas del sector de la moda y restauración como Mango, Desigual, Lizarrán o Telepizza lideran los rankings de expansión internacional, según el informe presentado por T4 Franquicias.
En concreto, Portugal, Francia, Andorra, México y Reino Unido son los principales países de destino con mayor presencia de empresas nacionales, mientras que Brasil o Rusia destacan por la alta concentración de establecimientos de una misma marca, a pesar de contar con un número menor de compañías españolas en su territorio.
"Las marcas españolas han conseguido asentarse como un producto de referencia y calidad en muchos países. La presencia de buques insignia como Inditex facilita el acceso a nuevas empresas que quieren expandir su negocio, no sólo por Europa, sino también en Latinoamérica y Oriente Medio, mercados donde aún cabe reforzar la presencia de marcas nacionales", ha explicado el socio director de T4 Franquicias, Miguel Ángel Oroquieta.
Según el informe Doing Business del Banco Mundial, España ocupa en la actualidad el puesto número 33 del mundo en cuanto a su facilidad para comenzar y operar un negocio.
El director de T4 Franquicias, José Aragonés, ha recalcado que la apuesta por la internacionalización "requiere meditar y tener en consideración muchos factores, como la fórmula a escoger para franquiciar o la facilidad de acceso al mercado en cuestión". "Pero cada vez son más las empresas franquiciadoras que se animan a continuar su desarrollo en mercados extranjeros", ha asegurado.
De esta forma, las fórmulas más empleadas a la hora de internacionalizar una franquicia son escoger entre un máster franquicia, o un desarrollador de área, que permite centralizar la apertura de nuevos establecimientos en una sola persona o empresa, que adquirirá un compromiso con la enseña original española para abrir un número de establecimientos propios bajo su gestión.