Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Marea pide en el Congreso que quienes hereden antes de la muerte del donante no tributen por IRPF

En Marea, la confluencia en la que Podemos concurrió a las elecciones generales del pasado mes de diciembre, ha registrado en el Congreso una proposición no de ley para exigir que se respete la figura de la apartación prevista en el Código Civil Gallego, de modo que quienes hereden antes de la muerte de su donante no tengan que tributar por lucro dentro del IRPF.
En la iniciativa, que recoge Europa Press y que será debatida en el Pleno de la Cámara Baja, los diputados gallegos explican que según el artículo 224 del Código Civil Gallego, aprobado en 2006, los herederos forzosos que reciban un bien concreto en herencia antes de que se produzca la muerte de su donante quedarán excluidos del resto de proceso de sucesión.
Esta figura de la apartación constituye, según han corroborado sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) y del Tribunal Supremo (TS), un "pacto sucesorio enmarcado dentro de una transmisión lucrativa mortis causa" por lo que "no procede su tributación como ganancia patrimonial a efectos del IRPF".
LA AGENCIA TRIBUTARIA TIENE UN CRITERIO DIFERENTE
Sin embargo, la Agencia Tributaria (AEAT) considera que "al producirse la entrega de bienes antes del fallecimiento, ésta debe considerarse una transmisión lucrativa inter vivo", por lo que queda sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y tributa como ganancia patrimonial.
Ante esta discrepancia, En Marea advierte de la "inseguridad jurídica" que sufren los contribuyentes gallegos, que deben acudir a los tribunales para defender sus derechos. Y, por ello, piden al Congreso que inste al Gobierno a modificar la Ley del IRPF, vigente desde 2006, para recoger la aportación como un supuesto de transmisión lucrativa por causa de muerte del contribuyente que, por tanto, está exenta de tributación por no conllevar ganancia patrimonial.