Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo matiza que Bruselas no es mediador con Panamá, sino que ayuda a buscar una solución financiera

El ministro de Asuntos Sociales y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha matizado este lunes que la Comisión Europea no tendrá un papel de "mediador" en el conflicto abierto sobre los costes de las obras de ampliación del Canal de Panamá --porque esa labor corresponde al "arbitraje"--, sino que su objetivo es contribuir a hallar una "solución financiera" que permita a las empresas concluir con el proyecto "en el plazo previsto".
"Lo que la Comisión se está planteando y eso probablemente sea lo más importante, es buscar una fórmula, una solución financiera, para que las empresas resuelvan el problema de liquidez inmediato en el que están inmersas y la obra pueda continuar al ritmo previsto", ha declarado Margallo a la prensa en Bruselas, en donde participa en un consejo de ministros europeos de Exteriores.
El jefe de la diplomacia española ha considerado que "se ha entendido mal" el anuncio de este domingo del Ejecutivo comunitario de intervenir en el conflicto que afecta aun consorcio de empresas europeas del sector de la construcción: la española (Sacyr), la italiana (Salini Impregilo) y una belga. Una mediación que, sin embargo, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha rechazado de plano.