Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo aboga por un "salto cualitativo" de la UE con la emisión de eurobonos si se consuma el Brexit

Defiende el tratado de libre comercio UE-Estados Unidos y espera que se cierre mientras Obama sea presidente
El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, aboga por que la UE dé un "salto cualitativo gigantesco" con la emisión de eurobonos en caso de que se consume la salida de Reino Unido del espacio común, de modo que se lance un mensaje incuestionable a la comunidad internacional de que esa decisión no supone el "principio de la deconstrucción del proyecto europeo".
Así lo ha señalado durante su intervención en la cumbre sobre 'Los retos de la reindustrialización en España' organizada por el American Business Council, donde se ha declarado "absolutamente partidario" de que Reino Unido se mantenga en la UE y ha avisado de que el 'Brexit' supondría "un estropicio tremendo".
"Si se produce esa salida, el resto de países de la UE deberíamos dar un salto adelante cualitativo gigantesco, y ese salto consistiría en remediar los pecados originales de Maastricht, de tratar de crear una unión monetaria sin, al mismo tiempo, completar una unión bancaria y establecer una gobernanza económica", ha explicado.
LA SOLUCIÓN ES "MUY SENCILLA"
Como prueba de este error de partida, Margallo se ha referido a la crisis de Grecia que, "tras siete años e ingentes cantidades de dinero" inyectadas a la economía helena, "no tiene demasiada solución". Y donde las soluciones aplicadas en los últimos años han resultado "parches insuficientes" y "mecanismos de rescate lentos en su funcionamiento e insuficientes en la pólvora que pueden gastar".
Por eso, el dirigente 'popular' considera que "la única solución" ante las consecuencias que, previsiblemente, tendría el 'Brexit' para la economía europea es una operación "muy sencilla" pero "de primera magnitud económica y políticamente", como es la emisión de eurobonos que sustituyan "parte" de las deudas nacionales.
Esta medida obligaría a su vez a crear un Fondo Monetario Europeo que asumiera la gobernanza económica de la UE y las funciones que actualmente ostentan los mecanismos de rescate, de modo que se "equilibrara" el poder del Banco Central Europeo (BCE).
"NO VOY A HABLAR DE BROTES VERDES"
En otro orden de cosas, el titular en funciones de Exteriores ha defendido los "esfuerzos notables" realizados en los últimos cuatro años para corregir los desequilibrios de la economía española --endeudamiento "masivo", burbuja inmobiliaria, pérdida de competitividad, caída del PIB y de la recaudación, déficit y "notable deterioro" del sector financiero--.
"No voy a hablar de brotes verdes, pero los resultados de esos esfuerzos gigantescos se han empezado a notar", ha dicho García Margallo, recordando que España es "la economía que más crece" entre los grandes países de la UE y que se ha avanzado mucho en la consolidación fiscal pese a la recesión, aunque el recorte del déficit hasta el actual 5% siga siendo "insuficiente".
Igualmente, ha puesto en valor los resultados obtenidos en el mercado del trabajo gracias a la reforma laboral, y ha expresado su "enorme" preocupación por las promesas de algunos partidos de derogar o modificar esa normativa, "sin explicar en qué consisten" los cambios que proponen.
"Pero lo más importante es que estamos en un cambio de modelo, estamos pasando de la deuda y el ladrillo a la neurona y el sector exterior", ha añadido, indicando a renglón seguido que los retos para los próximos años son tanto la reindustrialización del país como la consolidación del sector bancario, sin olvidar la reducción de la deuda y el déficit como metas "prioritarias".
Todo ello para poder evitar nuevos recortes y mantener así un Estado del Bienestar que es "marca" de identidad de Europa, y cuya sostenibilidad futura pasa necesariamente por una reforma de las administraciones públicas para hacerlas más eficientes, por una reforma tributaria "de gran ambición" que adecue el modelo fiscal al siglo XXI y por una revisión del sistema de financiación autonómico.
"COMPLICIDAD TOTAL" CON ESTADOS UNIDOS
Tras agradecer la "colaboración incondicional" de las empresas estadounidenses representadas por el American Business Council durante los recientes "años difíciles", Margallo ha subrayado que hoy en día la relación entre España y Estados Unidos es de una "complicidad total" en "todos los terrenos".
"Estados Unidos nos interesa, no tenemos el menor complejo en decirlo. Sigue siendo una nación indispensable", ha insistido, subrayando que los dos pilares fundamentales de la política exterior española son dicho país y la UE.
Por eso, ha defendido el acuerdo de libre comercio que se está negociando actualmente (TTIP, por sus siglas en inglés) como una "magnífica oportunidad para aumentar el crecimiento y el comercio" entre ambos bloques y también para generalizar nuevas normas en el comercio internacional.
"Como en todas las negociaciones, hay flecos que resolver, pero se podrá hacer. Y yo espero que el proceso se acelere, porque no de culminarlo durante el mandato de Barack Obama entraríamos en un mar desconocido", ha dicho, en referencia a la oposición expresada por el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, al acuerdo y por la "disminución del entusiasmo" sufrido por la previsible candidata demócrata, Hillary Clinton.
En cualquier caso, García Margallo ha señalado que España no quiere "cualquier acuerdo" y que sus prioridades van "mucho más allá de una simple reducción de tarifas arancelarias, que benefician más a Estados Unidos que a la UE".
"Queremos un TTIP ambicioso y que suponga un avance sustancial en el acceso a los mercados de compras públicas, un reconocimiento y protección de las denominaciones de origen, un marco efectivo para la cooperación regulatoria en ámbitos como el sanitario o el fitosanitario, y una apertura de los mercados de servicios financieros, para dar pie a la movilidad de los trabajadores", ha precisado.
LA REINDUSTRIALIZACIÓN, "DESAFÍO INMEDIATO"
Por su parte, el presidente del American Business Council, Miguel Carmelo, ha resaltado la "confianza" que los inversores americanos han mantenido en España incluso en los peores años de la crisis, y ha resaltado que el "desafío más inmediato" actualmente es la reindustrialización del país.
"Necesitamos contar con una industria fuerte y competitiva que garantice que errores pasados no vuelvan a repetirse y que asegure una estabilidad económica sólida. Debemos trabajar en pro de la reindustrialización, queremos ser más fuertes y más competitivos", ha añadido.