Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martínez y Abejón, rivales por la dirección de UGT Madrid y unidos por el escándalo de 'tarjetas b' en Caja Madrid

El hasta ahora secretario general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, y el que fuera secretario de Organización del sindicato madrileño hasta el año pasado, Miguel Ángel Abejón, fueron rivales en 2013 a la hora de hacerse por la dirección del sindicato madrileño y ahora han visto sus nombres juntos cuando ha salido a la luz la lista de consejeros de Caja Madrid que supuestamente usaron tarjetas de la entidad para gastos privados.
Martínez y Abejón, compañeros durante más de 17 años en UGT Madrid, se disputaron la secretaría general de la organización en mayo del año pasado, en un congreso donde el primero salió reelegido con el 65,4 por ciento de los votos válidos emitidos, frente al 33,2 por ciento de los votos que fueron para Abejón.
Cuando Abejón presentó su candidatura alternativa a Martínez justificó su paso adelante en que la sociedad estaba "cambiando" y era "necesario" el movimiento también en la organización con una "renovación profunda".
Martínez, por su parte, tras revalidar su cargo como secretario general, aseguró que en su mandato en los próximos cuatro años trataría de "intentar" que UGT fuese una "organización útil para los trabajadores".
Los nombres de Martínez y Abejón han vuelto a coincidir tras conocerse el listado de consejeros de Caja Madrid que habrían usado las tarjetas de la entidad fraudulentamente. No obstante, la cantidad que se les atribuye a cada uno no es la misma: 44.200 euros de Martínez frente a 109.300 de Abejón.
Ambos se suman a los otros dos sindicalistas que pertenecían al consejo de administración de la caja madrileña: Gonzalo Martín Pascual, que se gastó 129.700 euros y Rafael Eduardo Torres, al que se le atribuye un gasto de tarjeta que asciende a 82.300 euros.
Estos dos últimos están jubilados mientras que Abejón, economista, es técnico de la Confederación y no ocupa ningún cargo orgánico en el sindicato. El único que ha dimitido ha sido el secretario general de UGT Madrid, que ya ha comunicado su decisión a la Comisión Ejecutiva y que lo hace para "proteger" a la organización.