Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martinsa Fadesa pone en venta tres campos de golf de Marbella para avanzar en su liquidación

Cuelga el cartel de 'se vende' en tres filiales por 55,24 millones
Martina Fadesa ha puesto a la venta tres campos de golf que tiene en Marbella (Málaga) por un precio de salida mínimo de 9,2 millones de euros, con el fin de dar un paso más en el proceso de liquidación que la inmobiliaria lleva a cabo desde el pasado año.
Los administradores de la compañía que controlaba Fernando Martín han sacado a la venta la filial que ostenta estos tres campos de golf y otras dos sociedades por un importe conjunto de 55,24 millones de euros.
Se trata de la primera venta de sociedades filiales que Martinsa aborda en el marco de su proceso de liquidación, que se inicia después de que los gestores de la compañía hayan cerrado distintas ventas y subastas de activos, fundamentalmente suelos y viviendas.
En concreto, además de Guadalmina Golf, la inmobiliaria vende la firma Inversiones Inmobiliarias Rústicas y Urbanas, titular de suelos de El Molar (Madrid) por 43 millones de euros, y Arco Iris Gestión, que ostenta terrenos en la también población madrileña de Colmenar de Ojera, por 2,7 millones de euros.
Los inversores interesados en quedarse con alguna de estas empresas puede remitir sus ofertas a la administración concursal de Martinsa antes del próximo 24 de junio, según informa en la página de Internet habilitada para el proceso de liquidación de la empresa.
La compañía que controlaba y dirigía Fernando Martín se vio abocada a la liquidación hace algo más de un año, a finales de 2014, cuando no pudo refinanciar su deuda financiera de 3.200 millones de euros, ni pactar una renegociación del convenio de acreedores con el que 2011 logró superar el mayor concurso de acreedores de la historia.
Los administradores que gestionaron la empresa durante aquel el concurso de acreedores volvieron a tomar el control de la compañía para diseñar y ejecutar el correspondiente plan de liquidación. El plan se puso en marcha en septiembre de 2015, una vez logró el 'visto bueno' del juez.