Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Martinsa pierde 2.471 millones en 2008, por el deterioro de sus activos

La inmobiliaria Martinsa-Fadesa, en concurso de acreedores desde el pasado mes de julio, perdió 2.471 millones de euros en 2008, frente al beneficio de 60 millones de euros de 2007, por el deterioro del valor de sus activos.
Según las cuentas remitidas hoy a la CNMV, el aumento de las pérdidas de la compañía se debió a los 2.264 millones de euros, que la inmobiliaria contabilizó en el citado periodo por amortizaciones y provisiones .
La facturación total de la compañía ascendió a 626 millones de euros en 2008, casi la mitad de lo registrado un año antes, la mayor parte aportados por su principal negocio, la actividad inmobiliaria, a través del que obtuvo 614 millones de euros.
Las ventas del área hotelera ascendieron a 2 millones (95% menos), y las del segmento industrial, a otros 2 millones (80% menos), en tanto que las pérdidas brutas de explotación o Ebitda del grupo se situaron en los 328 millones, frente a los 16 millones de 2007.
De la cifra de negocio de la actividad inmobiliaria, 383 millones provinieron de las ventas de viviendas y parcelas, 213 millones de suelo y 18 millones de activos inmobiliarios.
La compañía informó de que a 31 de diciembre contaba con una cartera de preventas de 11.313 viviendas, de los que 2.073 inmuebles fueron prevendidos en 2008, la mitad que en 2007.
Martinsa-Fadesa dispone en la actualidad de una cartera de suelo de 21,6 millones de metros cuadrados potencialmente edificables, de forma que un 33,84 por ciento es preurbanizable, el 26,20 por ciento es urbanizable y el 39,96 por ciento es finalista, obra en curso o de patrimonio.
El valor de dichas preventas también cayó el 49 por ciento, hasta los 585 millones de euros, debido a la crisis inmobiliaria y al concurso de acreedores.
La empresa resaltó que la declaración de concurso no interrumpe la continuación de la actividad empresarial de la compañía, al tiempo que señaló que con el apoyo de las distintas instituciones, sus acreedores y entidades financieras está reiniciando las promociones paralizadas por la suspensión de pagos.
La deuda neta de la compañía ascendió a 5.522 millones de euros en 2008, el 7 por ciento más que en 2007.