Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Másmóvil afirma que el 4G en España es "más una cuestión de marketing que una realidad"

Para el consejero delegado del operador 'low cost' no es momento de desregular el mercado de los OMVs
El co-fundador y consejero delegado de Másmóvil, Meinrad Spenger, ha afirmado que los servicios de cuarta generación móvil (4G) en España son más una "cuestión de marketing" de los grandes operadores que una "realidad" para los clientes finales.
"Realmente el 4G no existe o existe de una forma muy limitada. Hay que tener en cuenta que para disfrutar de este servicio se requiere un terminal compatible con 4G, una tarjeta SIM adecuada y cobertura con esta tecnología", ha asegurado el directivo en una entrevista a Europa Press.
Para el consejero delegado de Másmóvil, no más del 2% de la población reúne estos tres requisitos. Spenger ha puntualizado no obstante que esta realidad "no quita" que todos los operadores quieran ofrecer los mejores servicios y con mayores velocidades a sus clientes, por lo que "todos" deberían tener acceso a estas tecnologías.
"Debemos tener 4G y lo vamos a tener, pero el retraso de los operadores tradicionales en ofrecernos (a los Operadores Móviles Virtuales, OMVs) acceso a estos servicios genera dudas, no da buena imagen ni refuerza el argumento de que estamos en un mercado competitivo y transparente", ha explicado.
A pesar de esta reticencia por parte de su proveedor mayorista, Másmóvil no se plantea en estos momentos dejar Orange para migrar a sus clientes a Yoigo, que se ha mostrado abierto a ofrecer esta tecnología a terceros. "Hemos tenido contacto y nos contactan otros operadores porque somos atractivos. Pero intentamos evitar conflictos y ser constructivos", ha asegurado.
"TEMA DEL QUE DEBERÍA PREOCUPARSE LA CNMC"
"Este es un tema del que debería preocuparse la Comisión Nacional de los Mercado y la Competencia (CNMC)", ha manifestado Spenger, quien ha mencionado que "parece" que el regulador tiene "muy en cuenta" las necesidades de los operadores tradicionales y "quizás menos" la de los nuevos.
Así, ante posibles cambios en la regulación del 'mercado 15', que incluye las facilidades técnicas que los OMVs precisan de los operadores con red para ofrecer servicios, Spenger ha apuntado que se trata de un mercado que requiere protección y, por tanto, "no tiene sentido" eliminar esta obligación.
Para el directivo, la regulación elaborada en 2006 por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) --antecesor de la CNMC en materia de telecomunicaciones--, que obliga a los operadores con red propia a ofrecer "precios razonables" a los que no la tienen, "es muy poco intervencionista".
Spenger se ha mostrado en desacuerdo con algunos de los análisis del regulador y con los argumentos del "lobby" de los grandes operadores, que aducen que ya existe un gran número de compañías de móvil en Europa y en España y alegan además que se trata de un mercado muy desarrollado y competitivo.
A este respecto, Spenger ha indicado que el número no es relevante, sino la eficiencia de las inversiones. "Nadie me va a poder demostrar que Telefónica no es suficientemente grande para hacer las cosas de forma económica, ya que estamos hablando de un gigante", ha asegurado.
"NO ES MOMENTO DE DESREGULAR"
En cuanto a si los OMVs son un "éxito" en España, Spenger ha precisado que, si bien el 13% de las líneas en España son clientes de OMVs, casi la mitad procede de operadores con negocio fijo --como Ono, Jazztel o los operadores de cable regionales-- que no desarrollan el mercado de la telefónica móvil y que muchas veces regalan estos servicios con sus ofertas convergentes. A estos se les suman los operadores étnicos (especializados en servicios para inmigrantes), que tienen un nicho muy específico y cuyos clientes tienen una rotación muy alta, y los OMVs que están en propiedad de los grandes, como Simyo (Orange) o Tuenti (Telefónica).
De esta forma, para el directivo, solo un 10% de la cuota de los OMVs o entre un 1% y un 1,5% del mercado total son operadores alternativos independientes. "Estos son los operadores que aportan valor al mercado y desarrollan servicios móviles. Queda demostrado, si se compara esta cuota con la de otros países, que hay que proteger este segmento. Por tanto, no es el momento de desregular este mercado", ha apostillado.
En cuanto a eficiencia de las infraestructuras, el máximo responsable de Másmóvil ha asegurado que lo que hay que garantizar es que haya una red funcione bien y no que cada operador construya la suya propia. "En otro países hay una entidad independiente que gestiona la red y todos los operadores tienen acceso de forma transparente e, incluso, en otros países se están realizando inversiones conjuntas", ha recordado el directivo.