Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Másmóvil cumple diez años en España con una facturación de casi 150 millones

Másmóvil ha cumplido diez años en España, periodo en el que se ha convertido en un operador integral de telecomunicaciones, con servicios de telefonía fija, móvil y banda ancha a nivel nacional, y en los que ha logrado una cifra de negocio cerca de 150 millones de euros y una capitalización bursátil de 230 millones de euros.
El consejero delegado de Másmóvil, Meinrad Spenger, de origen austriaco, se mostró satisfecho de haber cumplido su sueño de fundar en España una compañía de telecomunicaciones y aseguró que su objetivo ahora es "seguir pasando los próximos diez años en España", donde confía en consolidar a la compañía "como un cuarto operador fuerte, con clientes, accionistas y empleados satisfechos".
A mediados de febrero de 2006 Spenger y su amigo Christian Nyborg, de origen noruego, constituían en Madrid con sus ahorros Másmóvil, una compañía con la que pretendía discutir el "statu quo" del mercado tradicional de la telefonía móvil.
"Cuando nacimos hace diez años hubo gente que nos dijo que 'éramos unos flipados', que a dónde íbamos. Pero nosotros sabíamos que había espacio para nuevos actores y que los usuarios demandaban otro tipo de operadores más ágiles, económicos y cercanos", afirma Spenger.
El nacimiento de Másmóvil fue posible gracias a las aportaciones personales de Nyborg y Spenger, pero pronto entraron a inyectar capital "business angels" como Javier Vega de Seoane, actual presidente del Círculo de Empresarios;Eduardo Díez-Hochleitner, actual presidente de Másmóvil; Raimo Lindgren, ex presidente de Ericsson España o José María del Águila, ex partner de McKinsey y jefe de Meinrad Spenger.
Másmóvil emergió como un Operador Móvil Virtual (OMV), sin red propia y con servicios de prepago y de recargas automáticas, pero con "unos precios más competitivos y un servicio de atención al cliente con un 95% de satisfacción, lo que le ha permitido cerrar el último trimestre de 2015 como "líder en portabilidades y una cartera de 900.000 clientes particulares y 25.000 empresas".
El operador ha ido sumando fuerzas en los dos últimos años, al unirse a Ibercom y adquirir empresas como Embou, NEO-Sky, Xtra Telecom y Quantum Telecom. Además, en 2015 compró los activos de fibra resultantes de la fusión de Orange y Jazztel, que le dan acceso a unas 740.000 unidades inmobiliarias.
Además, en virtud de los acuerdos de fusión y las condiciones impuestas por las autoridades de competencia, Másmóvil tiene también acceso preferente a las cerca de 1.200 centrales de xDSL de Jazztel, lo que le permite ofrecer servicios de banda ancha a un total de 18 millones de hogares, que equivalen a un 75% de la población española.
El plan de la compañía es seguir desplegando fibra óptica en ciudades pequeñas y medianas en todo el territorio nacional, para lo cual prevé invertir más de 250 millones de euros de aquí a 2018. "Ahora estamos convencidos de que habrá un antes y un después en el mercado de la banda ancha en cuanto lancemos en breve la nueva oferta integral de fijo, móvil e Internet", remarcó.
Por otro lado, Másmóvil empezó a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en 2012 y ahora se dispone este año a dar el salto a la Bolsa. Actualmente la capitalización bursátil de la compañía es de 230 millones de euros y sus acciones se revalorizaron un 83% en 2015.
"Lo mejor que me ha pasado en estos diez años es que me he españolizado, con mujer e hija españolas. En lo profesional es que hemos creado empleo en plena crisis y que seguimos fieles a nuestra filosofía inicial: ofrecer ahorro y un buen servicio para que nuestros clientes estén contentos", resumió Sprenger.