Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mémora lanzará la contratación anticipada de entierros empezando por Cataluña

Los entierros de beneficencia crecieron un 11% en Barcelona en 2013 por la crisis
Mémora, el grupo de servicios funerarios líder en España, lanzará este primer trimestre la contratación anticipada de entierros en Cataluña, una iniciativa pionera entre las empresas del sector para que las personas al final de su vida puedan elegir cómo quieren su funeral.
El vicepresidente del grupo, Eduard Vidal, ha avanzado a Europa Press que la iniciativa se pondrá en marcha en Cataluña, con énfasis en Barcelona, antes de su implementación en otros puntos del Estado, y ha estimado que realizarán unas 600 contrataciones durante el primer año.
La iniciativa permitirá a las personas que están al final de su vida planificar el servicio y decidir el destino del cuerpo; la forma de la ceremonia, y elementos de recuerdo como biografías, además de "descargar a la familia" de la organización y del gasto.
MÁS FINANCIACIÓN
La financiación de entierros en Barcelona aumentó un punto el año pasado, hasta representar en torno al 6% de los clientes particulares --un 40% del total-- en Barcelona, y el directivo estima que esta tendencia al alza se mantendrá durante 2014 por "el descenso de los salarios y el aumento de los impuestos".
El importe medio solicitado creció un 7% en Barcelona y en torno a un 13% en el conjunto de España el año pasado, tras la decisión del Gobierno central de aumentar el IVA en el sector funerario del 8% al 21% en septiembre de 2012, lo que ha supuesto un coste de entre 200 y 500 euros para el cliente final.
El grupo registró un 11% interanual más de entierros de beneficencia en Barcelona en 2013, superando los 400, y Vidal prevé que este año alcance los 450, manteniendo así el ritmo de aumento de 50 por año desde el inicio de la crisis, lo que evidencia que "hay una capa de población muy necesitada".