Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merlín sube casi un 4% en Bolsa tras anunciar su fusión de Metrovacesa

Merlín Properties subió un 3,88% en la sesión de Bolsa de este miércoles después de que al cierre del mercado de la víspera anunciara su fusión con Metrovacesa para constituir el primer grupo inmobiliario español, con activos para alquiler valorados en unos 10.000 millones de euros.
La socimi que preside Ismael Clemente lideró las ganancias del Ibex 35 y concluyó la jornada a 9,800 euros por acción, con lo que se consolida por encima de los 9 euros tras haber cotizado la pasada semana por debajo de esa cota.
A pesar del avance de este miércoles, la cotización de Merlín acumula una devaluación del 15% desde principios de año, cuando precisamente se estrenó en el selectivo.
La socimi prevé concluir en el cuarto trimestre del año la integración de Metrovacesa con un proceso de canje de activos por acciones que dará lugar a dos compañías, ambas con el Santander como primer accionista.
Por un lado, la nueva Merlín, tras absorber el patrimonio de Metrovacesa, contará con edificios de oficinas y centros comerciales que suman tres millones de metros cuadrados de superficie y un valor de 9.310 millones de euros.
En paralelo, Merlín y Metrovacesa conformarán una sociedad conjunta con sus viviendas en renta. La firma, Testa Residencial, estará controlada al 46% por el Santander y Merlín tendrá un 34%, con lo que podrá cumplir con su objetivo estratégico de desconsolidar estos activos y este negocio.
DIVIDENDO Y PENALIZACIÓN.
Antes de que la integración se materialice, las dos compañías remunerarán a sus socios con un total de 116 millones de euros. Merlín repartirá 66 millones en su ya previsto dividendo y Metrovacesa pagará otros 50 millones.
El acuerdo de integración de las dos inmobiliarias contempla una penalización de 75 millones de euros en caso de que la fusión no resultara por causas atribuibles a una de las firmas, que sería la que abonaría la sanción a la otra empresa.