Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas marchan en Barcelona por un "trabajo digno y derechos"

Los sindicatos piden a los trabajadores ir a votar para "botar" al PP del Gobierno
Miles de personas --50.000 según los sindicatos y 9.000 según la Guardia Urbana-- se han manifestado este domingo en Barcelona en conmemoración del Día Internacional del Trabajador para pedir una salida de la crisis con "trabajo digno y derechos" y contra la pobreza salarial y social.
La marcha, que ha salido pocos minutos antes de las 12 horas de plaza Urquinaona, ha llegado aproximadamente media hora después a la avenida de la Catedral, donde los secretarios generales de CC.OO. y UGT de Cataluña --Joan Carles Gallego y Camil Ros, respectivamente-- han exigido un cambio de políticas y, en especial, la derogación de la reforma laboral y otras leyes impulsadas por el Gobierno del PP como la de seguridad ciudadana y la Lomce.
En su discurso de clausura de la manifestación, Ros ha reclamado al Parlament agilizar la renta garantizada de ciudadanía, argumentando que las familias que no tienen dinero para pagar las facturas y poner un plato a la mesa "no pueden esperar ni tres ni 18 meses".
Asimismo, ha cargado --también lo ha hecho Gallego-- contra las empresas de servicios integrales, que ha sostenido que están haciendo una "explotación laboral legal", en casos como los de las camareras de pisos de los hoteles, que cobran salarios mucho menores que los del resto de trabajadores del sector debido a la externalización de servicios.
Ambos líderes sindicales han avisado de que ha empezado una "ofensiva sindical" para recuperar los derechos perdidos durante la crisis, y han avisado de que habrá conflicto en las calles si el próximo Gobierno central no deroga la reforma laboral, a la vez que han alertado de una posible huelga general.
"No pararemos hasta que sólo quede una familia en paro: la Familia Real", ha clamado Ros, que ha recordado diferentes conflictos laborales en Cataluña como los de Delphi, Cargil, el Metro de Barcelona, General Electric y BBVA.
VOTAR PARA "BOTAR" AL PP
Ambos también han hecho un llamamiento a los trabajadores a ir a votar en las próximas elecciones generales, y Gallego ha alertado de que, si no, existe el riesgo de que se "instalen" las reformas impulsadas por el PP en los últimos años.
"Debemos ser conscientes de que debemos ir a votar, ir a votar un giro a la izquierda de estas políticas", ha sostenido Gallego, mientras que Ros ha asegurado que hay que contribuir a echar al PP del Gobierno por higiene democrática.
"Lo que tenemos que hacer es botar al PP, por higiene democrática y para recuperar derechos", ha argumentado, y ha insistido en que si los trabajadores no van a votar, otros lo harán por ellos.
CONFLICTO EN CATALUÑA
Gallego se ha referido también al conflicto político entre Cataluña y España, y ha reprochado la falta de diálogo del Gobierno central, a quien ha acusado de ser un "gobierno antidemocrático" que no quiere afrontar el problema y buscar soluciones.
Asimismo, ha criticado el Tribunal Constitucional por haber impugnado la ley de emergencia social de la Generalitat, lo que ha considerado un "acto injusto y antisocial" y que, a su juicio, evidencia su servilismo ante los intereses de las grandes corporaciones.
VISIÓN INTERNACIONAL
A nivel internacional, los dos grandes sindicatos han manifestado el rechazo al Tratado de libre comercio en negociación entre la UE y Estados Unidos (TTIP) y han defendido la acogida de los refugiados en la UE y en España.
Los discursos de clausura de la manifestación han empezado con la intervención de Berta Zúñiga, hija de Berta Cáceres, una activista hondureña asesinada "por plantar cara a los intereses de las grandes multinacionales extractivas", ha recordado Gallego.