Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ministerio detectó en 2016 más de 1.200 infracciones alimenticias, con 833 sanciones, y prevé 5.300 controles este año

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente realizó en 2016 controles a un total de 5.756 operadores alimenticios y se detectaron 1.295 infracciones que dieron lugar al inicio de 833 expedientes sancionadores.
Durante el pasado año, se resolvieron 567 expedientes y se impusieron 499 sanciones por un valor total de 1.956.310,23 euros. Para el año 2017 han sido programados 5.302 controles en España, que se fijarán especialmente en aquellos sectores cuyas producciones tienen más relevancia en España como son los vinos, los derivados cárnicos, los aceites vegetales comestibles, en especial los aceites de oliva vírgenes, y la leche y productos lácteos.
Así se desprende del Informe de actuaciones del 2016 y la Programación de las inspecciones de 2017, relativos al Programa de Control de la Calidad Alimentaria, incluido en el Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria 2016-2020 presentado este lunes en el marco de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural.
Estos documentos han sido elaborados a partir de las programaciones e informes remitidos por los Servicios de control de la calidad y defensa contra fraudes de las Comunidades Autónomas y las conclusiones han sido presentadas en la reunión presidida por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y a la que han asistido los consejeros de las Comunidades Autónomas.
De cara a esta legislatura, el Ministerio se ha marcado como prioridad el impulso de un Programa para la excelencia de la Calidad Alimentaria, dirigido a incrementar el compromiso de los operadores con la calidad, su autocontrol, así como reforzar la actividad del departamento en dicha tarea.