Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ministro de Brasil matiza declaración sobre España y G-20, junto con Salgado

El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, dijo hoy que su país no se opone a la participación de España en futuras reuniones del G-20, pero insistió en que deben discutirse las normas que regulan la presencia de países en las cumbres.
"La participación tiene que ser discutida, porque si no, yo decido traer a España, mañana Estados Unidos decide traer a Marruecos, entonces no va a funcionar", según dijo Mantega en unas declaraciones en el Fondo Monetario Internacional (FMI) junto con la vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado.
Mantega habló con la prensa española para "matizar" lo que había dicho en una rueda de prensa poco más de una hora antes.
"No fue una posición contraria a la participación de España", afirmó el ministro. Salgado trató el asunto con él durante una comida en el FMI en la que participaban ambos.
Según la asesoría de prensa del Ministerio de Economía español, Mantega quiso hablar con los periodistas españoles para aclarar el tema.
"Lo que tenemos que hacer es discutir las reglas de funcionamiento del G-20", explicó Mantega.
"El G-20 tiene 20 miembros, para que se traigan nuevos miembros al G-20 tenemos que discutirlo, no se puede que un miembro traiga una persona, porque si no rápidamente el G-20 tendría 25, G-30, G-40, sin criterio", explicó el ministro en español.
Mantega dijo que la decisión de si España participará o no en las reuniones futuras del G-20 "no es mía", sino del presidente del grupo, en este momento de Reino Unido.
El viernes tuvo lugar una reunión ministerial del G-20 en Washington, pero Estados Unidos no invitó a España.
En la rueda de prensa inicial, el ministro de Brasil dijo que se deben cumplir las normas del G-20 y "lo que no puede haber es el arbitrio del país que esté conduciendo los trabajos para invitar a quién sabe quién".
"Está claro que a Brasil le gustaría tener a España, por ejemplo, de nuestro lado, porque España es un país muy próximo de Brasil, que tiene inversiones en el país, pero no podríamos hacer eso porque estaríamos violando reglas" del G-20, dijo Mantega entonces.
El ministro precisó que "EEUU, que fue el anfitrión (de la reunión del viernes), cumplió a rajatabla las reglas del G-20" al no invitar a España.
Estados Unidos será el encargado de enviar las invitaciones para la próxima cumbre presidencial del G-20, que tendrá lugar en septiembre en Nueva York (EEUU).
Pese a no ser miembro del Grupo, España ha participado en las dos cumbres presidenciales anteriores, celebradas en noviembre en Washington y el pasado 2 de abril en Londres.
Tras esas reuniones, el G-20 se ha convertido en el principal foro de coordinación de la respuesta a la crisis económica a nivel mundial.
Preguntado en la rueda de prensa si España podrá participar en los encuentros futuros del G-20, Mantega afirmó que "por las reglas actuales no forma parte (del Grupo), a menos que venga como representante de la Comunidad Europea".
"Sé que, a medida que el G-20 se torna un foro importante, numerosos países quieren ingresar, pero hay que tener cuidado porque si no va a perder sus características", explicó Mantega, también en la rueda de prensa.
"Podemos hasta cambiarlo, pero después de un largo debate definiendo los criterios", añadió el ministro brasileño, quien recalcó que su composición actual es "satisfactoria", por su equilibrio entre países industrializados y naciones en desarrollo.
En la cumbre de Washington participaron España, Holanda y la República Checa, pese a no pertenecer al G-20, y a la de Londres también fueron España y Holanda.
Está previsto que haya una reunión de viceministros de Economía del G-20 en mayo, seguida de una de ministros en julio y la de jefes de Estado en septiembre.