Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monti advierte de que las altas primas de riesgo también perjudicarán a Alemania

Merkel y MontiReuters
El primer ministro italiano, Mario Monti, ha lanzado una advertencia a su homóloga alemana, Angela Merkel, con la que se reune este miércoles en Berlín, al afirmar que los elevados diferenciales existentes entre la deuda de los países de la eurozona acabará por perjudicar a todos los países, incluso a aquellos que, como Alemania, se benefician actualmente de esta situación.
En declaraciones al diario italiano 'Il Sole 24 Ore', Monti admite la gravedad del sobreprecio exigido a la deuda italiana a diez años en relación con la alemana, aunque advierte de que "para ser justos habría que puntualizar que, a pesar de que este desequilibrio es un asunto grave para Italia...también supone un riesgo para los países que parecen beneficiarse".
En este sentido, el primer ministro italiano explica que esta situación conlleva el riesgo potencial de provocar un repunte de la inflación en Alemania. "No creo que esto se corresponda con los deseos del BCE ni de Alemania", apunta.
No obstante, el excomisario europeo destaca los buenos resultados cosechados por el Tesoro italiano en las últimas subastas y sugiere que el abaratamiento de la financiación pública se corresponde a que las medidas de política económica que se están adoptando "comienzan a prevalecer sobre las preocupaciones y retos de los mercados".
"Estas respuestas han sido dadas desde cada país, pero también en el conjunto de la eurozona. Los primeros, entre los que se encuentra Italia, han hecho en los últimos meses esfuerzos intensos para llevar a cabo las reformas necesarias y, por tanto, se presentan hoy con los deberes hechos", defiende Monti, quien reconoce que "esto no habría bastado si no hubiera existido la percepción de que finalmente llegará también una respuesta europea".