Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro lamenta que España haya estado "bailando al borde del precipicio"

El número uno del Partido Popular al Congreso por Sevilla, Cristóbal Montoro, ha instado este lunes al Gobierno a no aceptar una rebaja de la deuda española que "entorpecería la financiación del Estado" en el marco las negociaciones europeas que están teniendo lugar celebrando y ha asegurado que España "ha estado bailando al borde del precipicio".
Sobre las palabras del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que aseguró que España "ya no está en primera línea" de la crisis de deuda, Montoro ha dejado claro que "lo que hace falta es no estar en el área de peligro" y se pregunta cómo es posible que se haya llegado "como país al borde del precipicio, bailando al borde durante tanto tiempo".
"No lo merecíamos y ha sido una política equivocada", sentencia a preguntas de los periodistas en la presentación de la candidatura del PP al Congreso y al Senado para las próximas Elecciones Generales del 20N.
En este marco, insta al Gobierno a defender en la cumbre europea, "importante y decisiva", que la deuda española no sea sometida a una rebaja porque "es un país capaz de volver a ganarse la mejor reputación en Europa y en el mundo". Así, pone en valor la situación de España a principios de los 2000, "antes de que ninguna agencia calificadora nos diera la AAA, ya había desaparecido en España la prima de riesgo país, la deuda pública estaba cotizando en mejores condiciones que la alemana y se creaban 600.000 empleos".
Insiste en la necesidad de defender los intereses de España, que requiere "crédito bancario, para lo que hay que reestructurar el sector y tener solvencia". "Tenemos un problema en España que se llama valor de inmuebles y de los balances bancarios", añade.
De este modo, reitera que la reducción de la deuda, en forma de quitas o por otros modos "más complejos", llevaría a una rebaja de la calidad de la deuda que "entorpecería la financiación del Estado". "España tiene que hacer reformas, también en el sector bancario, y comprometerse con la estabilidad presupuestaria para que sea un país de primera división", concluye.