Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro atribuye la menor recaudación de ingresos a comienzos de año a la incertidumbre política

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha indicado este jueves que los ingresos tributarios aunque siguen "yendo bien" a comienzos de año, están evolucionando "menos bien" que durante el tramo final de 2015 debido, en parte, a que hay menos actividad por la "incertidumbre política".
"No nos lo podemos permitir porque son fundamentales para corregir el déficit", subrayó Montoro, tras indicar que el "espectáculo" para la formación de Gobierno que están dando algunos partidos está afectando a la actividad económica.
Según Montoro, la incertidumbre política está afectando ya claramente a la economía española, como así lo revela además de la moderación de los ingresos tributarios, las ventas del comercio minorista publicadas hoy por el INE, que también se han desacelerando.
"Hay representantes políticos a los que les dan igual las políticas y están todo el día buscando con quien ennoviarse o casarse", reprochó Montoro, quien se preguntó si lo que quieren algunos partidos es cambiar las políticas que han funcionado para perjudicar a la economía y que no se cree empleo.
Montoro añadió que la incertidumbre política que se está creando con estos debates "perjudica claramente a la consolidación de la recuperación" y afirmó que las políticas que plantean algunos partidos tienen un "riesgo para la economía que ya se está manifestando".
En cuanto a las últimas recomendaciones que ha hecho la Comisión Europea a España, el titular de Hacienda señaló que Bruselas insiste en que hay que seguir bajando el déficit y que este debe ser el compromiso del futuro Gobierno, eso sí, "al ritmo que sea compatible con el crecimiento económico y la creación de empleo", como lo está haciendo España.
Además, negó que la reducción del déficit público de los últimos años se haya hecho a costa de recortar el estado de bienestar, ya que, según dijo, ahora se gastan 50.000 millones de euros más en protección social que en 2007. "Estamos destinando a gasto social mucho más de lo que lo hacía en España una administración socialista", subrayó.