Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's ve positiva la fusión de Banco Popolare y BPM para las entidades y el sistema bancario italiano

La agencia de calificación crediticia Moody's ha señalado que la fusión entre Banco Popolare y Banca Popolare di Milano (BPM), que creará la tercera mayor entidad de Italia, es positiva desde un punto de vista crediticio tanto para ambos bancos como para el sistema bancario italiano en general.
En un comunicado, la firma de calificación señala que la fusión de los dos bancos permitirá a la entidad fusionada hacer frente mejor a un entorno bancario que será más competitivo en el país transalpino. "Especialmente, en el largo plazo, la fusión debería llevar a ahorros de costes y a una mayor diversificación de los ingresos", remarca.
Mooody's recuerda que Banco Popolare y BMP operan principalmente en el Norte de Italia, una zona relativamente rica, por lo que esta fusión les permitirá racionalizar su red de sucursales. Además, un grupo mayor podría ofrecer una "amplia gama de productos" de forma más eficiente, lo que se traduciría en una mejora de la diversificación de los ingresos.
Asimismo, considera positivo que la fusión se refuerce con la ampliación de capital por importe de 1.000 millones de euros que llevará a cabo Banco Popolare, cuyos beneficios se emplearán para incrementar la cobertura de préstamos problemáticos, manteniendo sin cambios el ratio de capital CET1.
La agencia también espera que la fusión contribuya a mejorar la gobernanza, que hasta la fecha ha sido una debilidad para BPM, ya que la nueva entidad repartirá mejor el peso que tienen los accionistas en función del número de acciones que posean.
Sin embargo, Moody's advierte de que aún existen varios riesgos en el corto plazo, ya que, por ejemplo, la fusión está sujeta al visto bueno de los accionistas y las autoridades relevantes. A esto se suman algunos riesgos de ejecución como la integración de las Tecnologías de la Información, las negociaciones con los sindicatos sobre despidos y el nombramiento de un equipo gestor que represente a los accionistas y a los dos bancos actuales.
En esta línea, también se enfrentará a "significativos desafíos" en términos de riesgo de activos y rentabilidad, en especial por su elevado nivel de activos problemáticos. Así, añade que, aunque se aumentará la cobertura de estos, aún se desconoce si recurrirá al 'banco malo' creado recientemente en Italia.
Por otro lado, agrega que la entidad fusionada comenzará a operar en un entorno "complicado", por lo que es probable que su rentabilidad se vea afectada por un entorno de bajos tipos de interés y un bajo crecimiento de los préstamos, un alto nivel de costes operativo, una alta dependencia de las ganancias derivadas de valores y las continuas dudas sobre la calidad de los activos.