Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's sitúa a Novo Banco en 'bono basura' en su primera asignación de ratings

La agencia de calificación crediticia ha asignado este martes nuevos ratings a la entidad portuguesa Novo Banco, el llamado 'banco bueno' tras la división del Banco Espírito Santo (BES) en dos entidades, todos ellos situados dentro de la categoría de grado de especulación, también conocida como 'bono basura'.
En concreto, ha otorgado una calificación 'B2' a los depósitos en el largo plazo de la entidad y de 'B3' a la deuda senior no garantizada a largo plazo, que ha sido transferida del antiguo BES y ha sido asumida por Novo Banco. Por su parte, la deuda garantizada por el Gobierno tiene una calificación 'Ba1'.
Tras esta decisión, la agencia ha puesto en revisión para una posible rebajo los ratings a largo plazo tanto como emisor de deuda como el de depósitos, mientras que la deuda garantizada tiene una perspectiva 'estable'.
Esta decisión obedece a la transferencia de la mayoría de los activos y los pasivos del BES a Novo Banco, junto con sus actividades bancarias, y que también ha provocado la retirada de los ratings de los depósitos del Banco Espírito Santo.
La agencia explica que a la hora de establecer las calificaciones de Novo Banco ha tenido en cuenta que los tenedores de estos instrumentos han sido protegidos por la autoridades portuguesas en el proceso de resolución del BES.
Además, añade que en la revisión para una posible rebaja de varios de ellos se tendrá en cuenta el perfil de crédito independiente de la entidad y la evaluación de la probabilidad de un apoyo sistémico futuro, particularmente si este apoyo sería menor en el futuro en caso de que sea necesaria la intervención del Gobierno.
Por último, explica que la diferencia de una escalón entre el rating de depósitos y el de deuda obedece a la opinión de la agencia de que los tenedores de deuda senior corren más riesgos que los depositantes del banco.