Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's afirma que por primera vez no es absurdo hablar del fin del euro

En conjunto, ha calificado de "ineficaz" la gestión de la crisis, ya que aunque "no estamos peor que otras zonas", sí se ha pecado de una falta de discriminación del riesgo, por lo que se ha pasado sin transición de la exuberancia al pánico. Según Cailleteau, se han resucitado todas las cuestiones que plantearon hace 10 años los euroescépticos, tales como que sin un respaldo político fuerte no es posible una divisa fuerte, o que sencillamente el euro no es una divisa óptima.
También ha querido dejar claro, por lo que respecta a los desequilibrios entre los distintos Estados, que no es preciso que todos los integrantes de la zona del euro tengan superávit, ni siquiera que su deuda pública sea pequeña. Lo que hace falta, ha dicho, es flexibilidad de precios y de salarios, alguna regulación contracíclica y eficaces prácticas de gestión de la crisis. Las reformas, ha proseguido, pondrán a prueba la cohesión social y serán "muy dolorosas", pero el euro sobrevivirá si hay una "transformación de las reglas de juego".
En su opinión, el aumento del diferencial entre el bono alemán y el español, que ha alcanzado máximos en las últimas semanas, es un reflejo de la desconfianza que genera en los mercados las posibilidades de recuperación de la economía española.