Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's empeora a 'negativa' la perspectiva del rating de Telefónica tras el veto a la venta de O2

La agencia de calificación crediticia Moody's ha confirmado el rating 'Baa2' de Telefónica, pero ha empeorado su perspectiva de 'estable' a 'negativa' como consecuencia de la decisión de la Comisión Europea (CE) de bloquear la venta de su filial en Reino Unido O2 al grupo Hutchison, según informa en un comunicado.
"El cambio de la perspectiva a 'negativa' refleja nuestra opinión de que la decisión de la CE de bloquear la venta de O2 UK retrasará los esfuerzos de desapalancamiento de Telefónica, manteniendo sus ratios de deuda más elevados durante más tiempo del previsto y aumentando los riesgos de ejecución", afirma el vicepresidente senior y analista para Telefónica de Moody's, Carlos Winzer.
La agencia remarca que el equipo gestor de Telefónica sigue comprometido con reducir su endeudamiento hasta dos 2,35 veces el Oibda, lo que equivale a un ratio de deuda respecto al Ebitda de tres veces según sus criterios, aspecto que respalda la calificación otorgada a la operadora.
En este sentido, subraya que, aunque la empresa afirma tener un plan alternativo para compensar el revés que supone el fracaso de la venta de O2, la ausencia de los ingresos en efectivo previstos por la venta de O2 hará que le lleve más tiempo del previsto desapalancar su negocio en línea con su objetivo.
En este contexto, Moody's explica que podría rebajar el rating de Telefónica si no existe una "clara evidencia" de los progresos hechos por la empresa para reducir su endeudamiento este año, así como una expectativa de un "desapalancamiento total" en la segunda mitad de 2017.
En concreto, los factores que llevarían a una rebaja serían una generación de caja más débil o problemas en sus medidas anunciadas para reducir la deuda, así como un deterioro de su desempeño en España o en otros de sus mercados importantes sin probabilidad de mejora en el corto plazo.
"La perspectiva negativa refleja el hecho de que el rating de Telefónica seguirá manteniendo una posición débil y que cualquier desviación en su plan de desapalancamiento hasta mediados de 2017 se traducirá probablemente en una rebaja del rating", resalta.
Por el contrario, Moody's también señala que podría elevar el rating a 'Baa1' si sus métricas crediticias se fortalecen "significativamente" como consecuencia de un mejorado flujo de caja operativo o de una reducción de la deuda.
Pese a estos mayores riesgos de ejecución en su plan de desapalancamiento, la agencia prevé que Telefónica siga operando en un mejorado mercado doméstico, en el que se dé una competencia racional centrada en el valor y en el que unas mejores condiciones económicas apoyen el crecimiento de los ingresos en el medio plazo.