Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's amenaza con rebajar el rating de TeliaSonera por su elevado endeudamiento

La agencia de calificación crediticia Moody's ha situado en revisión para una posible rebaja el rating 'A3' de la operadora nórdica de telecomunicaciones TeliaSonera al considerar que sus cifras de endeudamiento siguen sin corresponderse con la nota que tiene actualmente asignada la compañía.
En un comunicado, la agencia de calificación explica que la deuda bruta de TeliaSonera superaba a finales de 2015 en 3,3 veces el Ebitda de la compañía, umbral superior a las 2,5 veces que considera no debe rebasar un rating de la categoría 'A3', según sus criterios.
El vicepresidente y analista para TeliaSonera de Moody's, Iván Palacios, cree que, aunque la empresa podría usar los beneficios de la venta de activos en Euroasia para reducir su deuda, esta operación puede no ser suficiente para mejorar sus métricas crediticias en el medio plazo.
En este sentido, añade que los resultados de 2015 han estado en línea con las expectativas, pero la empresa ha elevado su ratio de deuda respecto al Ebitda para el próximo ejercicio, lo que indica una "mayor tolerancia al endeudamiento que en el pasado".
De hecho, remarca que los activos de Euroasia a la venta, que incluyen los de países como Nepal, Kazajastán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Georgia, Moldavia y Tayikistán, realizan una "significativa" contribución al Ebitda del grupo por lo que, aunque sus beneficios se usen para reducir la deuda, las métricas crediticias no mejorarán de forma relevante.
En este contexto, Moody's informa de que su revisión del rating se centrará en las medidas que TeliaSonera decida adoptar en el corto plazo para fortalecer su perfil financiero, así como en el impacto que tengan las posibles multas que reciba por las acusaciones de corrupción en Eurasia y en su estrategia futura de volver a centrarse en los países nórdicos y del Báltico.