Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moscovici dice que el dato del PIB francés "no es excelente", pero resalta que no está en recesión como España

El ministro de Economía y Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, ha reconocido que el hecho de que la economía francesa haya vuelto a estancarse entre abril y junio por tercer trimestre consecutivo "no es un dato excelente", pero recordó que el país "no está en recesión" a diferencia de otros países europeos, como España o Italia.
"Francia no está en recesión, mientras que la mayoría de sus socios sí lo están, como es el caso de España, Italia, Bélgica y Reino Unido. Es un crecimiento nulo, por lo que es un crecimiento demasiado débil", afirmó Moscovici tras conocerse el dato del PIB de Francia en el segundo trimestre.
Así, añadió que tras los datos de los seis primeros meses del año, la previsión de incremento del PIB de tres décimas prevista para el conjunto de 2012 es una "previsión prudente" sobre la que se rige la rectificación de los presupuestos que se acaba de aprobar.
"Creo que esta previsión es una previsión razonable, cuando estamos en un 0,2% en la primera mitad del año, podríamos estar en el 0,3% en todo el año, dado que espero que el tercer y cuatro trimestre serán positivos", defendió.
Asimismo, recordó que para 2013, la previsión de incremento del PIB es del 1,2%, lo que supone que el Gobierno francés está "trabajando duro para volver al crecimiento". Para ello, incidió en emplear todas las herramientas, como el pacto europeo sobre el crecimiento y o el camino hacía la unión bancaria, al mismo tiempo que se impulsa el crecimiento interno.
La economía francesa volvió a estancarse por tercer trimestre consecutivo ante el ligero descenso del gasto de los consumidores y el incremento de las importaciones. En concreto, el consumo de los hogares retrocedió un 0,2%, mientras que las importaciones crecieron un 1,8%, frente al aumento del 0,2% de las exportaciones. De este modo, la balanza comercial restó medio punto al crecimiento del PIB.