Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Nueva Abengoa operativa valdría 5.395 millones, siete veces más que si es liquidada

Abengoa considera una Nueva Abengoa operativa valdría aproximadamente siete veces más que si la compañía es finalmente liquidada, según la presentación sobre el plan de viabilidad industrial remitido por el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En concreto, el plan de viabilidad del grupo de ingeniería y energías renovables estima que la Nueva Abengoa tendría un valor neto estimado de unos 5.395 millones de euros.
La compañía cifra unas necesidades de liquidez de 826 millones de euros para este año y de 304 millones de euros para 2017. Además, en los próximos cinco años, la compañía espera generar unos 700 millones de flujo de caja.
Además, Abengoa prevé un impacto positivo procedente de la desinversión de activos no estratégicos de 473 millones en los próximos dos años y la salida de proyectos con altos requerimientos de efectivo, lo que reducirá estas necesidades en 2.095 millones de euros.
La 'hoja de ruta' de la compañía, elaborada junto a Alvarez & Marsal, se centra así en completar la mayor parte de proyectos de la cartera existente, centrándose en maximizar el valor y reducir al mínimos las necesidades de efectivo; así como en las actividades de ingeniería y construcción para terceros (proyectos en mano), entre otras medidas de eficiencia.
En la presentación, el grupo andaluz, en preconcurso de acreedores desde el pasado mes de noviembre, considera que este plan de viabilidad proporcionaría el mayor valor potencial para todos los 'stakeholders'.
Abengoa entregó la pasada semana a la banca acreedora su plan financiero, que está siendo analizado por la banca junto a KPMG, la firma elegida como asesora en el proceso de reestructuración de la deuda de la empresa andaluza.
Así, ahora se abre esa fase de negociación con los acreedores sobre la reestructuración de la deuda de la compañía y la obtención de los recursos necesarios para así continuar su actividad, que no parece que se presentará fácil, y menos teniendo en cuenta que el reloj no para y la fecha límite para evitar el concurso es el 28 de marzo.