Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OPA propone que las grandes empresas puedan recuperar el IVA tres meses antes de pagar la factura

La Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA) ha propuesto al Gobierno que las grandes empresas puedan recuperar el importe del IVA soportado con tres meses de antelación al pago efectivo de la factura emitida por aquellos proveedores que se hayan acogido a este criterio de caja.
En un comunicado, el presidente de OPA, Camilo Abiétar, explica que con una medida de este tipo podría evitarse que las grandes empresas presionaran a sus proveedores amenazándoles con prescindir de sus servicios si deciden acogerse al criterio de caja, como ha venido ocurriendo regularmente hasta ahora.
Para Abiétar, de lo que se trata es de que el mayor número de autónomos y pymes utilicen este nuevo régimen, puesto que presenta una serie de ventajas para los trabajadores por cuenta propia al no tener que adelantar el pago del IVA hasta que se hayan cobrado las facturas.
Así, incide en la necesidad de alcanzar un punto medio que no perjudique ni a las grandes empresas ni a los autónomos y pymes, aunque resalta la importancia de que no pasen más de tres meses desde el momento en el que se emite de la factura hasta que se produce el pago real de la misma, con el objetivo de facilitar el trabajo de la administración y esta medida pueda ser viable.
El presidente de OPA recuerda que uno de los principales motivos por los que el IVA de caja "ha fracasado" radica en que "algunas empresas han presionado a sus proveedores diciendo que no iban a trabajar con los autónomos que se acogiesen al nuevo régimen. Ello se debe a que, con el IVA de caja, las grandes empresas no se pueden deducir el IVA soportado hasta que no hayan abonado sus facturas".
Según OPA, el miedo a perder clientes ha sido otra de las causas por las que muchas pymes y autónomos finalmente se han decantado por mantenerse dentro del sistema tradicional. De hecho, y a pesar de las estimaciones iniciales, únicamente 21.569 pymes y autónomos se han decantado por este nuevo sistema.