Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama pide al Congreso propuestas para la reforma del sistema regulador

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió hoy al Congreso propuestas para una reforma ambiciosa del sistema financiero de modo que se eviten crisis como la que vive el mundo en la actualidad.
Obama se reunió hoy con su secretario del Tesoro, Tim Geithner, y representantes del Congreso para tratar sobre esta reforma, en la que la Casa Blanca quiere concentrarse en las semanas previas a la cumbre del G-20 en Londres el próximo 2 de abril.
Hasta ahora, afirmó el presidente estadounidense, las regulaciones "han ido por detrás de los cambios en los mercados".
En su breve alocución, en la que estuvo acompañado, entre otros, por Geithner y el presidente del Comité de Finanzas de la Cámara de Representantes, Barney Frank, Obama enumeró una serie de principios que deberán regir la reforma.
Entre ellos, indicó que las instituciones financieras que representen un riesgo "serio" deberán recibir supervisión del Gobierno.
El Gobierno, declaró, debería "supervisar la escala y la amplitud de los riesgos que adoptan las instituciones financieras".
"Nuestro sistema regulatorio, y nuestros principales mercados, deben ser lo suficientemente sólidos como para soportar presiones en el sistema o el hundimiento de una o dos instituciones grandes", explicó.
Asimismo, indicó, para restablecer la confianza en los mercados es necesario promover "la apertura, la transparencia y el lenguaje claro" en el sistema financiero.
También reclamó una supervisión "uniforme" de los productos financieros que se ofrezcan a inversores y consumidores.
Es también necesario, insistió el presidente, exigir "una rendición de cuentas estricta", empezando desde los ejecutivos de mayor nivel, y asegurarse de que el sistema regulatorio "carece de vacíos legales".
El problema de la regulación, afirmó Obama, "no es sólo un desafío para EE.UU., sino también global", por lo que pedirá al resto de los países que hagan lo mismo.
"No podemos seguir sosteniendo unos mercados del siglo XXI con regulaciones del siglo XX y si bien el libre mercado es clave para nuestro progreso, no nos da una patente de corso para llevarnos todo lo que podamos por los medios que queramos", sostuvo.
Según el mandatario, "la elección que encaramos no es entre una economía opresiva y dirigida por el Gobierno y un capitalismo caótico y despiadado".
Más bien, sostuvo, "unos mercados financieros sólidos necesitan unas normas claras, no para perjudicar a las instituciones financieras sino para proteger a los consumidores y los inversores, y al final mantener la solidez de esas instituciones financieras".
La petición de una reforma en el sistema regulador es la última de una serie de iniciativas promovidas desde la Casa Blanca para hacer frente a la crisis económica.
Hasta ahora, Obama ha promovido, entre otras medidas, un plan de rescate del sistema financiero, un plan de estímulo económico recién promulgado y una iniciativa para ayudar a los propietarios de vivienda. EFE