Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Obama no debería considerar enemiga a la OPEP", dice su secretario general

El secretario general de la OPEP, el libio Abdalá El Badri, expresó hoy en Viena su esperanza en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no vea a la organización petrolera "como un enemigo".
"Estamos muy animados por la actitud que trajo el presidente Obama al mundo", dijo El Badri a un grupo de periodistas en la sede vienesa de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), donde ayer el grupo acordó cumplir estrictamente con el recorte de su producción de crudo vigente.
"Estoy seguro de que (Obama) no sólo encuentra apoyo en los ciudadanos estadounidenses, sino en todo el mundo, porque ven una nueva esperanza, un nuevo Estados Unidos. Espero que cumpla su palabra", añadió en declaraciones a un grupo de periodistas en la sede vienesa de la organización.
Al mismo tiempo, en referencia al fuerte abaratamiento del petróleo desde julio de 2008, con precios que los productores deben soportar a un nivel muy por debajo del que aspiran, consideró que la OPEP ya contribuye de facto a dar un respiro a la crítica situación de la economía mundial.
"Realmente (Obama) no debería considerar a la OPEP como un enemigo de los EEUU", subrayó El Badri.
Por otro lado, aseguró que la decisión tomada ayer por los ministros del sector de los doce países miembros, que desistieron de profundizar el ya fuerte recorte de producción vigente, no estuvo influida "por ninguna llamada telefónica".
En respuesta a una pregunta relacionada con una conversación telefónica que mantuvo Obama con el rey saudí Abdullah antes de la conferencia de la OPEP, recordó que "no es la primera vez que un presidente o un secretario de Estados Unidos llama a ministros o a algunos de nuestros jefes de Estado".
"No es sólo Obama. Eso ha ocurrido durante mucho tiempo", añadió.
En la decisión de la OPEP, que implica el compromiso de retirar del mercado unos 800.000 barriles diarios para cumplir plenamente con el límite de producción vigente (24,84 millones de barriles diarios, sin Irak) no pesó una "preocupación por la imagen de la OPEP", sino la "preocupación por los hechos".
"Como saben, la situación económica es muy mala. Pienso que la OPEP ya aportó su parte", insistió el secretario general, cuyo mandato fue prolongado ayer por tres años más a partir del 1 de enero de 2010.
El Badri acusó a los "países avanzados" de haber sido los creadores de esta grave crisis, que amenaza con una recesión mundial, y se lamentó de la poca o nula eficacia que han tenido hasta ahora los gobiernos de esos países para mejorar la situación.
"No hemos visto ninguna acción positiva por parte de los países que han creado este problema", dijo.
"Escuchamos sobre muchos paquetes de ayuda, pero no hemos visto ningún signo positivo. Todos los días recibimos cifras negativas, y ello significa que lo que están haciendo lo hacen muy lentamente, o no están haciendo nada, sólo están hablando de ello", señaló.