Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama se declara "furioso" por el derrame de crudo en el Golfo de México

El presidente de EE.UU., Barack Obama, asegura estar "furioso con toda esta situación" del derrame de crudo en el Golfo de México, causado porque "alguien no pensó lo suficiente las consecuencias de sus actos".
En una entrevista concedida al programa de la cadena CNN "Larry King Live", que se emitirá esta noche pero del que ya se han dado a conocer algunos extractos, Obama indicó, no obstante, que la furia no le sirve para mucho en este caso y lo que tiene que hacer es "resolver el problema".
"Me encantaría pasar un montón de mi tiempo simplemente desahogándome o gritando a la gente, pero ese no es el trabajo para el que me eligieron. Mi trabajo es resolver este problema", indica.
"Al final, se trata de la gente en el Golfo que se ve perjudicada y de lo que hago para que puedan recuperar su modo de vida", sostiene.
Como en otras ocasiones, el mandatario estadounidense aseguró que la empresa responsable del derrame, British Petroleum (BP), tendrá que pagar todos los costes e indemnizaciones causados por el desastre.
"Mi trabajo es asegurarme de que tienen que rendir cuentas", declaró, antes de añadir que "ellos han sentido ya el enfado, pero lo que no he visto tanto como me gustaría es un tipo de respuesta rápida" por parte de la petrolera.
El derrame ya se ha convertido en la peor catástrofe ecológica en la historia del país.
Pese a ello, Obama insistió en que apoya la perforación petrolera en aguas profundas "si se puede hacer de manera segura".
El presidente estadounidense tiene previsto desplazarse mañana, viernes, a la costa de Luisiana, el estado más afectado por el vertido, para supervisar las tareas de lucha contra el derrame y limpieza de la marea negra.
Será el tercer viaje a la región desde que comenzó el derrame, a raíz de la explosión y hundimiento de la plataforma petrolera "Deepwater Horizon".