Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Obispo de Córdoba: CajaSur no podía firmar la fusión "a cualquier precio"

La entidad controlada por la iglesia católica y  al borde de la bancarrota, rechazó el acuerdo de fusión con Unicaja por lo que fue intervenida por el Banco de España esta madrugada. El obispo de Córdoba ha defendido la posición de CajaSur al asegurar que no podía firmar la fusión "a cualquier precio" .  Demetrio Fernández  culpó a Unicaja de dilatar el proceso "casi indefinidamente. Tanto el Gobierno de Andalucía,  la patronal de la banca (AEB) y el presidente del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez pidieron confianza y subrayaron que esta situación no afectará la "solidez" de CajaSur.
En una entrevista al portal digital "Infocatólica", el prelado explicó que la Iglesia, que controlaba la entidad cordobesa hasta que el Banco de España ha decidido intervenirla esta madrugada, "ha estado dispuesta a perderlo todo con tal de salvar los puestos de trabajo de CajaSur".
Fernández, recordó que la intervención del Banco de España se produce a petición del mismo Consejo de Administración de la entidad y asegurar que "se deseaba firmemente consumar esa fusión".
El obispo, asismismo subrayó  que "no cabía más alternativa que morir asfixiados o recurrir a la autoridad superior para que venga en nuestra ayuda, antes de que fuera demasiado tarde".
El obispo de Córdoba indica que la crisis de CajaSur se inserta en el contexto de la crisis económica mundial, y más concretamente en la española y afirma que la entidad, cuya constitución data de 1864, "no está en quiebra ni tiene agujeros negros, está débil pero sana".
Un mensaje de tranquilidad tras la intervención
El Gobierno andaluz ha transmitido este sábado un mensaje de tranquilidad a los impositores y a los clientes de Cajasur después de la sustitución de sus administradores y el nombramiento de Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) administrador provisional.
  La Junta de Andalucía criticó la decisión de CajaSur de rechazar la unión con la otra caja andaluza, que en opinión del Gobierno "era la mejor opción para resolver las dificultades económicas de la entidad cordobesa".
La patronal de la Banca española (AEB), renovó su "voto de confianza" al Banco de España para que "siga gestionando la crisis de CajaSur, así como la reestructuración del sistema financiero español".
La intervención, la segunda que realiza el Banco de España tras la de Caja Castilla-La Mancha hace catorce meses, se decidió "como consecuencia de los problemas de viabilidad" que presenta CajaSur, y garantiza que ésta siga operando con normalidad y "cumpla con todas sus obligaciones frente a terceros", explicó el supervisor.
El Banco de España tomó la decisión de intervenir CajaSur tras expirar el plazo que había dado a ambas cajas para que dejaran encarrilada su fusión. La falta de acuerdo sobre temas laborales fue el escollo que hizo imposible el nacimiento de Unicajasur, que iba a ser la séptima caja de ahorros española.
El líder del PP, Mariano Rajoy, por su parte, se refirió a la intervención como "una mala noticia en el peor momento", algo que afectará el crédito de España. Los analistas también calificaron de muy negativa que el Banco de España tuviera que tomar el control de la entidad andaluza.
En opinión de los expertos, lo ocurrido confirma lo que vaticinaban los agoreros de que el sistema financiero español tiene más problemas de los que admite.
El suicidio de CajaSur, de preferir una intervención a una fusión, puede influir sobre la débil situación de los mercados internacionales y provocar un efecto dominó sobre el sector, con consecuencias hasta para la deuda española. La entidad tenía una agujero inmobiliario de morosidad de unos 2.000 millones de euros.