Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oki descubre "irregularidades contables" en su filial española

La empresa de telecomunicaciones OKI ha detectado "irregularidades contables" en su subsidiaria en España, OKI Systems Ibérica, que podrían provocar pérdidas en los resultados globales de la compañía de alrededor de 8.000 millones de yenes (82,5 millones de euros), según informó en un comunicado.
La compañía nipona informa de que fue su división de impresión Oki Data Corporation quien, en julio de 2012, apuntó por primera vez la existencia de estas irregularidades contables, por lo que inició una investigación interna en España. El pasado 25 de julio, creó un comité de investigación interno que se trasladó a la sede española para estudiar la situación.
Esta investigación ha revelado que el equipo directivo de OKI Systems Ibérica, contratado en España y actualmente suspendido de sus funciones, habría incurrido en "errores contables" al 'inflar' las cuentas pendientes de cobrar.
Tras este primer paso, ha puesto en marcha este martes un comité externo de investigación compuesto por expertos ajenos a la compañía, que se encargará de investigar los detalles del caso y poner en marcha "medidas preventivas".
"Según la investigación llevada a cabo hasta la fecha, el impacto total de esta cuestión en los resultados consolidados es de un riesgo de pérdidas de aproximadamente 8.000 millones de yenes, y es posible que haya tenido un pacto también en anteriores resultados fiscales", explica OKI, que se compromete a publicar todos los detalles que se desvelen durante el trabajo de la investigación externa.
Por otro lado, la empresa destaca que, por este motivo, no podrá presentar sus resultados correspondientes a su primer trimestre fiscal, que concluyó a finales de junio, antes de la fecha límite del 14 de agosto, por lo que retrasa su publicación inicialmente para el 14 de septiembre.
"La compañía lamenta la existencia de esta mala conducta de su subsidiaria y presenta sinceramente sus más profundas disculpas a todos los accionistas, incluidos inversores, socios, clientes y otras partes relevantes por cualquier molestia que les pudiera haber ocasionado", señala.
En este sentido, añade que todo el grupo trabajará de forma conjunta para recuperar la confianza del público y asegura que llevará a cabo todas las medidas necesarias para evitar que vuelva a repetirse esta "mala conducta".